• Los tribunales están fallando a favor de los preferentistas salvo en los casos en los que había cultura financiera.
  • Al final se está dirimiendo sobre la mala o buena fe de los comerciales.
  • Pero los tribunales no están entrando en el producto: no nos dicen si estamos hablando de ahorradores o inversores.
  • Y nada de esto habría ocurrido si Julio Segura (CNMV) y Miguel Ángel Fernández Ordóñez (BdE) hubieran impedido la venta de participaciones preferentes a particulares.

La historia se repite. La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado la sentencia de primera instancia que declara la nulidad del contrato de venta de preferentes de Caja Madrid a un particular. Bankia tendrá que pagar, además, las costas.

¿Dónde está la novedad Según el despacho Navas & Cusí, en la misma sentencia, la Audiencia acusa a la entidad de "falta de lealtad procesal" por tratar de desentenderse de una demanda que, según el banco, debería haber ido dirigida a la entidad emisora de las preferentes, esto es, a Caja Madrid Finance Preferred.

No estamos ante un caso aislado. La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri se ha defendido ante múltiples demandas utilizando este argumento que ahora le afea la Audiencia Provincial de Madrid. Como si Caja Madrid no tuviera nada que ver con Caja Madrid Finance Preferred. En cualquier caso, la "falta de lealtad procesal" no tiene consecuencias prácticas para la entidad, es decir, no va más allá de ser un reproche jurídico, pero ya forma parte de la jurisprudencia sobre la responsabilidad de las entidades.

En todos los casos en los que se ha probado que el cliente no tenía cultura financiera, los tribunales no han dudado en condenar a las entidades. En el fondo se está dirimiendo sobre la mala o buena fe de los comerciales. Sin embargo, los tribunales no están entrando en el producto, es decir, en si estamos hablando de ahorradores o de inversores.

Lo que sí está claro es que nada de esto había ocurrido si el entonces presidente de la CNMV, Julio Segura y el gobernador del Banco de España durante esos años, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, hubieran impedido la venta de participaciones preferentes a particulares, tal y como aconsejó el informe de los propios equipos jurídicos de la CNMV. Pero nadie hizo caso, tampoco el número dos de Segura, el ahora subgobernador del BdE, Fernando Restoy. Pero ellos no tienen culpa de nada.

Pablo Ferrer

[email protected]