Decíamos anteayer… que tenemos que aprender mucho de Polonia, el país donde cayó el comunismo soviético.

Por ejemplo, en las universidades públicas polacas impera el siguiente modelo. Un cupo de los mejores estudiantes de bachillerato, los que han obtenido mejores calificaciones, independientemente de su capacidad económica, estudian gratis en la universidad pública. El resto, tiene que pagar.

Para que puedan pagar, el Gobierno les facilita el trabajo, reduciendo impuestos a los empresarios que les contraten. Ojo, hasta los 26 años de edad. Así trabajan y estudian al mismo tiempo.

Una buena idea para el ministro Wert (en la imagen).

Otrosí: algo que no es tan buena idea: el salario medio polaco sigue siendo muy inferior al español. En términos netos estaría en los 750 euros mensuales. En diez años se ha duplicado sí, pero sigue siendo muy poco dinero.

Digo esto porque nos llenamos la boca hablando de homologación europea (unión bancaria, unión fiscal, etc., etc.) pero se habla poco de homologación, la menos gradual, de salarios y rentas. Y mientras nos llegue ese, al menos, asomo de homologación… no habrá Unión Europea. Es imposible.

Eulogio López

[email protected]