• La propuesta de Damm (Carceller), apoyada por Luxempart e Iberfomento, ha logrado más del 70% de los votos emitidos en la junta de accionistas.
  • Así, pasamos de un Demetrio Carceller imputado por fraude fiscal a un Urgoiti que viene de la nacionalización del Banco Gallego.
  • Era la opción que menos gustaba a Núñez Feijóo, que ahora teme la deslocalización de la compañía.
  • Y es que el socio principal de Carceller es el gigante alemán de la alimentación, Oetker.

La junta de accionista de Pescanova celebrada este jueves ha decidido, con el 70,82% de los votos emitidos, que sea Damm la que tome las riendas de la compañía. Hablar de Damm es hablar de su presidente, Demetrio Carceller, que este miércoles –apenas veinticuatro horas antes de la junta de Pescanova- fue imputado por el juez Pablo Ruth por un presunto fraude de 72 millones de euros a Hacienda y por blanqueo de capitales.

El caso es que la propuesta de la cervecera Damm, que posee una participación del 6,2% de Pescanova y que ha contado con el apoyo de los fondos Luxempart (5,8%) e Iberfomento (3,3%), ha logrado el 70,82% de los votos emitidos en la junta.

Tras la junta, el consejo ha celebrado su primera reunión en la que ha nombrado a Juan Manuel Urgoiti (en la imagen) como nuevo presidente del grupo, según consta en el documento remitido a la CNMV.

El nuevo consejo de administración está compuesto por siete miembros. Tres dominicales: Luxempart, que estará representado por François Tesch; Iberfomento, representado por Fernando Herce Meléndrez y José Carceller Arce. Y cuatro independientes: Yago Méndez, integrante del anterior consejo y al que Sousa calificó de traidor; Juan Manuel Urgoiti, Luis Ángel Sánchez -ojo, porque también es consejero independiente de la SAREB y puede haber una más que probable incompatibilidad- y Alejandro Legarda.

De esta manera, pasamos de un Carceller imputado por fraude fiscal a un Urgoiti que viene de la quiebra y posterior nacionalización del Banco Gallego. A pesar de todo, Carceller ha contado con el apoyo del Banco Sabadell y de Caixabank, aunque éste último no lo ha reconocido.

En cualquier caso, la opción Carceller-Urgoiti, era la que menos gustaba al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo que ahora, además del pasado poco alentador de Urgoiti, teme la deslocalización de la compañía.

Y no son temores infundados. El socio principal de Carceller es Oetker, el gigante alemán y uno de sus principales competidores en el sector de la alimentación.

Pablo Ferrer
[email protected]