Sr. Director:

Algunas ideologías trabajan desde hace décadas para dotar a la homosexualidad de una cierta aura de belleza, sexo satisfactorio, sibaritismo y poder adquisitivo.

A los homo famosos que pueden ayudar a reforzar esta imagen se les anima a salir del armario, si bien los personajes de ficción del celuloide gozan de una bondad natural que muchos quisieran para sí.Kathleen Melonakos, enfermera norteamericana de un hospital californiano ha publicado las graves consecuencias para la salud individual y pública de las conductas homosexuales: todas las enfermedades de transmisión sexual clásicas, sífilis, gonorrea infecciones de Giardia lamblia o enfermedad del intestino gay, hepatitis A, B, C, D, citomegalovirus; rotura de esfínteres, trauma que provoca incontinencia fecal, hemorroides, fisura anal; edema de pene, SIDA

¿Por qué la homosexualidad no es considerada como desorden a la vista de sus consecuencias médicas que contribuyen a recortar hasta un 40% la duración de la vida? Y sobre todo, ¿por qué se promociona en las escuelas? Estudios diversos señalan que es más mortal que el alcoholismo o las drogas. Melonakos revela sus conclusiones tras 30 años de profesión y está en desacuerdo con la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) que suprimió la homosexualidad como patología, cediendo a las presiones de los grupos militantes homosexuales. La homosexualidad ni es normal ni benigna, sino una adicción letal de conducta, tal como subraya el Dr. Jeffrey Satinover: Los patrones de conducta homosexual muestran promiscuidad compulsiva, sexo anónimo, sexo por dinero, sexo en lugares públicos, sexo con menores, alcoholismo, abuso de drogas, depresión y suicidio.

Cris Téllez

[email protected]