La práctica de la sostenibilidad favorece un equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social. En este contexto, la sostenibilidad influye de manera muy directa en la misión y visión de las compañías, y fomenta que se refuercen los vínculos con sus trabajadores, clientes, proveedores y demás stakeholders. Las empresas que apuestan por una actividad sostenible, destacan también por adherirse a iniciativas que contribuyen al progreso de la sociedad, satisfaciendo sus necesidades actuales sin comprometer la capacidad de desarrollo de las generaciones futuras. El Grupo OHL mantiene desde el año 2003 un compromiso voluntario con el desarrollo sostenible y la creación de valor económico, social y ambiental allí donde opera. Este compromiso se hace público mediante la adhesión a las principales iniciativas y directrices lideradas por organismos multilaterales (por ejemplo, los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos), las Líneas Directrices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para empresas multinacionales, la Declaración Tripartita de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Norma internacional ISO 26000 de Responsabilidad Social Corporativa. Los compromisos voluntarios adquiridos por el Grupo OHL en derechos humanos y laborales, en protección ambiental, en ética empresarial y en transparencia en la difusión informativa han impulsado la elaboración de un total de diez políticas corporativas que aplican a todo el Grupo OHL y que, sumado al resto de normativa interna, configuran el actual marco de actuación. De esta forma se incorporan criterios de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en la gestión empresarial, para crear valor compartido y contribuir al bienestar y el progreso de las generaciones presentes y futuras.

OHL muestra su voluntad de crear valor económico, social y ambiental en los lugares donde actúa y favorecer el progreso de la sociedad actual sin menoscabo de las generaciones venideras.

La gestión de la RSC se dirige a través de los máximos órganos de gobierno de la compañía: la Comisión de Nombramientos y Retribuciones del Consejo de Administración de OHL, que asume el impulso y seguimiento de la política de RSC, y el Comité de Sostenibilidad, como órgano delegado para coordinar y supervisar la gestión de la RSC. Índices de referencia Desde 2008, la compañía está incluida en el índice FTSE4Good que engloba a las empresas que cumplen con criterios medioambientales, sociales y de buena relación con los grupos de interés; de defensa y apoyo a los derechos humanos, y de buenas prácticas en su cadena de aprovisionamiento y su política anticorrupción. (Imagen de la reserva de manglar, área protegida en Mayakoba. Riviera Maya. México). Por otra parte, el Grupo OHL participa desde 2009, de forma voluntaria, en la iniciativa CDP, (Carbon Disclosure Project), organización internacional e independiente sin ánimo de lucro que centraliza la base de información ambiental corporativa más grande del mundo en materia de cambio climático y protección de los recursos naturales. Por tercer año consecutivo la compañía ha obtenido la máxima calificación "A" con condición de líder en el CDP Climate Change 2017, renovando su presencia en el Climate A List, lista integrada por tan sólo el 9% de las empresas con mayor puntuación del mundo. Asimismo, se ha incorporado por primera vez a la A List Water, en la que están presentes empresas líderes en materia de gestión de los recursos hídricos. Con este resultado, OHL se mantiene como una empresa de referencia por su compromiso en favor de una economía baja en carbono. Además, está presente en plataformas como Commit to Action y We Mean Business, con el objetivo de mostrar públicamente el apoyo de la comunidad empresarial a un acuerdo climático universal.   (Imagen de la rehabilitación del lago Owens. Aplicación de innovaciones tecnológicas para extender áridos gruesos e instalar subdrenajes sin zanja. California. EEUU.) El Grupo OHL desarrolla proyectos transformadores, destinados a satisfacer las demandas de los clientes desde criterios de durabilidad, innovación y reducción del impacto. También fomenta una cultura corporativa responsable, basada en la integridad y el comportamiento ético, el desarrollo económico y social de las comunidades donde opera y la protección ambiental. Economía circular La Comunidad Europea ha puesto en marcha un plan de acción para hacer que la economía de sus estados miembro sea circular. En este sentido, el Gobierno español está elaborando actualmente la Estrategia Española de Economía Circular. OHL muestra su firme apoyo a estas iniciativas y está adherida al Pacto por una Economía Circular impulsado por los ministerios de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y de Economía, Industria y Competitividad, presentado el 18 de septiembre de 2017. Así, en todos los contratos con proveedores se incluye una cláusula sobre el cumplimiento del Código Ético y el conocimiento y cumplimiento de los Diez Principios de Pacto Mundial.  Asimismo, entre los requisitos de homologación de proveedores se encuentra el no haber incurrido con sentencia firme en incumplimiento de alguno de estos Principios durante los tres últimos años. A través de estas adhesiones y de un modelo de negocio que incorpora la triple vertiente que caracteriza a la sostenibilidad, OHL muestra su voluntad de crear valor económico, social y ambiental en los lugares donde actúa y favorecer el progreso de la sociedad actual sin menoscabo de las generaciones venideras. Mariano Tomás [email protected]