• 21.000 empleados de cajas a la calle y cierre de 5.000 oficinas… y somos felices.
  • Eso sí, el director general de la CECA aclara: las cajas han sido las más ayudadas en capital, que no en avales.
  • Y un poco tontos cuando nos comparamos con nuestros socios: porque los países europeos que nos dan lecciones han ayudado a la banca mucho más que España.
  • Alemania, por ejemplo, el 10% del PIB, frente a nuestro 8%.
  • La OBS: más benéfico, más social, menos cultural, más cara.

El director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), José María Méndez (en la imagen), dirige ahora más bien poca cosa. Porque cajas, lo que se dice cajas de ahorros, quedan dos: Pollensa y Onteniente. Todas las demás se han convertido en bancos. Isidro Fainé ha declinado la invitación. Pero sí dirige FUNCAS un servicio de Estudios que poco tiene que envidiar al más reconocido de todos: el Servicio de Estudios del Banco de España.

Y la descripción no es como para entusiasmar a nadie. Eso sí, hay una buena noticia: baja el déficit por cuenta corriente. La mejor noticia de todas. España está empezando a exportar, que es lo que más necesita: importar menos y exportar más.

A partir de ahí… Por ejemplo, el crédito a la economía real cae un 3,3%, a 31 de marzo, pero los depósitos caen mucho más, sobre todo porque las familias están invirtiendo en deuda pública, no en actividad productiva.

La mora está en el 8% y crece aún más deprisa que el desempleo. Esto porque la mora no es del particular y su hipoteca sino del promotor inmobiliario que ha dejado colgada la obra en la que estaba apalancado.

Peor vamos con el sector ahorro y su reconversión, que más bien es aniquilación. Veamos: de 45 cajas de ahorros que había en España en 2010, se ha fusionado el 99% del sector: se ha pasado en España a 12 entidades, eso sí, con más de 100.000 millones de euros de balance medio (antes 29.000), 5.000 oficinas y 21.000 empleados menos en tres años.

Ayudas públicas a la banca, el asunto de moda. En la Europa de los 27 los gobiernos han dedicado a saneamiento bancario por distintas vías 1,6 billones de euros. De esa cantidad, 288.000 ha sido capitalización pura y dura. Esto es, un 132% del PIB, todo ello en el periodo 2008-2010. Por el contrario, en España han sido 88.800 millones de euros, que suponen el 8,4% del PIB. Mientras, en Alemania las ayudas representan el 10%, en Reino Unido el 18%, en Holanda el 16%, en Dinamarca el 67% y en Irlanda el 285%.

Naturalmente, ese hecho tan feliz y modernista de la conversión de las cajas de ahorros en sociedades anónimas se ha dejado ver, también, en la obra benéfico-social (OBS). Las dotaciones a la obra social se verán reducidas, porque se reduce el beneficio. Y se ha producido un giro radical: el grueso de la OBS se dirige a lo urgente. Por ejemplo, a la asistencia social y sanitaria. Pero se están reduciendo los recursos para cultura y patrimonio artístico.

¿Quedará alguna caja de ahorros en España?: "No creo que fuera bueno el oligopolio". Pero señor Méndez, eso es lo que usted está forjando, en un proceso que comenzó Zapatero y está culminando Rajoy: el fin de las cajas de ahorros. La propia Confederación aplaudió y siguió el proceso de conversión de las entidades mutuales en bancos SA. Nos hemos cargado el mejor instrumento financiero de España, el menos usurario, y encima nos alegramos de ello. Somos geniales.

Méndez incluso recuerda que la unanimidad en el Congreso fue total. En efecto, la clase política destrozaba la gran obra de la Iglesia y de las corporaciones locales: menos usura, más dedicación a familias y pymes, localización del crédito, soportes de industrias estratégicas, OBS en lugar de dividendo obra social, etc. Habrá que reinventar las cajas de ahorros. Lo de las cajas ha constituido una verdadera desamortización.

Y hablando de ayudas públicas: de la re-capitalización sí se han aprovechado más las cajas pero los avales y los EPA que han beneficiado a los bancos. En plata: en Bankia han sido las cajas las que se han aprovechado de las ayudas públicas, sin embargo, en la CAM o Unnim ha ocurrido justo lo contrario. Los que se han aprovechado, y mucho más, han sido dos bancos, Sabadell y BBVA.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com