Inditex ha llegado a la madrileña Plaza España con su Zara más grande del mundo, superando al que tiene en Nuevos Ministerios y cercano a otro que tiene en la calle Gran Vía. En concreto, ahora tendrá un nuevo espacio en Gran Vía 84, donde empleará a más de 200 personas distribuidos entre sus cuatro plantas y su almacén.

Se trata del primer establecimiento que se inaugura con Marta Ortega en la presidencia del líder textil y cuenta con 7.700 metros cuadrados de superficie construida y 3.815 metros de superficie comercial. Esta nueva flagship (nombre con el que se conoce en la jerga del sector a una ‘megatienda’) donde se aúna el concepto de estar en un edificio emblemático (en este caso el remodelado Edificio España) con áreas comerciales nuevas y herramientas tecnológicas que permitirán seguir creciendo en la integración entre tiendas físicas y online, así como mejorar la experiencia de los clientes en los establecimientos, y todo ello con una elevada exigencia en materia de sostenibilidad.

El nuevo Zara alberga su primer buzón de devoluciones de pedidos 'online' del mundo... y está previsto ir implantándolo progresivamente en otros establecimientos de la marca insignia

techo proyectado de celulosa acústica de Zara

 

El Zara de Plaza España se inaugura el próximo viernes y despliega en cuatro plantas las colecciones de moda de Mujer, Hombre y Niño. El espacio interior se ha concebido como un gran contenedor limpio y neutro (predomina el color blanco) para que el foco esté en la oferta de moda y también es muy versátil, permitiendo hacer cambios de forma fácil, y destaca la decoración del techo que es un proyectado de celulosa acústica hecha con material 75% reciclado.

Nada más entrar se puede ver códigos QR en las columnas, con los que el cliente se puede descarga un directorio con ofertas de la tienda y herramientas tecnológicas. Y la primera gran novedad del nuevo Zara se encuentra en que alberga el primer buzón de devoluciones de pedidos online que se hayan realizado a través de la app, es el primero de la marca en todo el mundo y está previsto ir implantándolo progresivamente.

Cuenta con un punto de recogida de la compra 'online con un silo robotizado con capacidad de hasta 1.500 pedidos, así como zona de autocobro y el l servicio Pay&Go, que permite al cliente adquirir prendas escaneándolas a través del móvil

pay&go de Zara

 

A estas herramientas tecnológica se suma la posibilidad de reserva de probador en la tienda o a través de la app de Zara; así como la zona de autocobro y el servicio Pay&Go, que permite al cliente adquirir las prendas escaneándolas a través del móvil. A esto se suma un punto de recogida de la compra online con un silo robotizado con capacidad de hasta 1.500 pedidos, donde el cliente llega y escanea el código QR que le han enviado de que ya podía recoger su compra y entre 6-12 segundos después ya lo tiene en sus manos, con la posibilidad de reciclar el cartón de la caja y llevárselo de una forma más cómoda. Asimismo, hay cajas específicas para las devoluciones.

En cuanto a la oferta de productos, hay nuevas áreas de exposición, con áreas concretas para los lanzamientos de producto más recientes: por primera vez la colección de lencería se puede comprar en una tienda física, la línea de cosmética Zara Beauty, con la posibilidad de recibir el asesoramiento de una maquilladora y de hacer pruebas en el probador virtual de cómo quedan los productos. Además, se puede ver la colección de equipamiento deportivo Athleticz; la segunda edición de Origins (colección de prendas básicas confortables de alta calidad para hombre), así como zonas específicas de calzado y complementos en las secciones de Mujer, Hombre y Niño.

El Edificio España también tendrá una nueva tienda de Stradivarius, que empleara a unas 50 personas y de las que 30 serán nuevas incorporaciones

Paralelamente, también en el Edificio España, se inaugurará una nueva tienda de la cadena Stradivarius, dirigida a un target de personas de 20 a 30 años. Este establecimiento cuenta con dos plantas y una superficie de unos 1.470 metros cuadrados, en los que empleara a unas 50 personas y de las que 30 serán nuevas incorporaciones. Además, cuenta con un espacio dedicado a una exposición inmersiva efímera de la artista cubana Rachel Valdés, pareja del cantante Alejandro Sanz, dentro de la estrategia por acercar el arte al universo de la marca. 

Pero ojo, porque la Gran Vía madrileña sumará en los próximos meses otra novedad: Uniqlo (también conocida como el Zara japonés) ha anunciado que en el núimero 37 inaugurará su sexta tienda en nuestro país y la segunda de la capital. ¿Casualidad? Parece que no... y mucho menos que lo anuncie este jueves.