En Hispanidad, hemos señalado en numerosas ocasiones que la pandemia del Covid-19 ha supuesto un fuerte impacto para el sector aéreo y el turismo, poniendo a muchas aerolíneas al borde de la quiebra, y recuperar las cifras preCovid está costando años. Lufthansa y Air France-KLM han tenido pérdidas en el primer trimestre, pese a duplicar ingresos.

El grupo aéreo alemán -que agrupa a Lufhansa, Swiss, Austrian Airlines y Brussels Airlines- ha tenido unos números rojos de 584 millones hasta marzo, un 44% menores a las de hace un año y después de haber cerrado 2021 con unas pérdidas de 2.191 millones frente a un beneficio neto de 1.213 millones de 2019. No hay que olvidar que fue rescatada por el Estado alemán. Ahora su CEO, Carsten Spohr, ha afirmado que se “ha dejado atrás las crisis” y que las restricciones “se han superado en gran medida”, pues el grupo prevé lograr beneficios este año, por buenas perspectivas de demanda y el desempeño del transporte de carga de mercancías, pese a la guerra en Ucrania y la inflación. De hecho, su director financiero, Remco Steenbergen, avisa: hay que prepararse para una subida en el precio de los billetes… debido al aumento de los costes.

Lufthansa aún tiene un resultado operativo (Ebit) negativo de -640 millones, aunque es mejor que el de hace un año; mientras Air France-KLM ha visto como su Ebitda pasaba de terreno negativo a positivo (+221 millones)

El grupo aún ha presentado un resultado operativo (Ebit) negativo de -640 millones, aunque es mucho mejor que el de hace un año (-1.135 millones). Por su parte, los ingresos han ascendido a 5.360 millones, más del doble que hace un año, tras cuadruplicar el número de pasajeros, llegando a 13 millones de personas. Y parece que estas dos últimas cifras van a seguir aumentando en el segundo trimestre, pues prevé ofrecer el 75% de la capacidad preCovid, porcentaje que se elevará al 95% en verano en rutas europeas y al 85% en las transatlánticas.

Air France-KLM ha presentado pérdidas de 552 millones hasta marzo, frente a los 930 millones que ganó hace un año, por la variante ómicron y el impacto de la guerra en Ucrania en el precio del combustible y las reservas, y todo ello tras números rojos de 3.292 millones en 2021 (un 53,5% menores a los de 2020, pero lejos de los 290 millones ganados en 2019). Su CEO, Benjamin Smith, ha subrayado que ya han tenido un aumento destacado de la demanda de tráfico corporativo y ‘premium’, que suma a la de ocio.

Eso sí, el resultado de bruto de explotación (Ebitda) del grupo aéreo franco-neerlandés (que agrupa a las aerolíneas Air France, KLM, Transavia, Martinair y VLM Airlines, y la empresa de catering para aerolíneas Servair) ha pasado de terreno negativo (-363 millones) a positivo (221 millones). Por su parte, los ingresos se han duplicado, hasta situarse en 4.445 millones, con un fuerte aumento en los de pasajeros (+192%) y del 8,5% en carga de mercancías, y tras triplicar el número de pasajeros, llegando a 14,5 millones de personas. Por último, destacar que la deuda neta ha bajado en 600 millones desde el cierre de 2021, hasta los 7.655 millones, al lograr un flujo de caja libre operativo positivo.