• "A falta de algunos flecos", puntualiza la consejera delegada.
  • Bankinter no contempla comprar nada: tiene el tamaño perfecto.
  • Dancausa admite que el banco entró en la Sareb por "solidaridad".
  • El impuesto a la banca propuesto por el PSOE es una "falacia".
  • Y sí, el banco se benefició de la incertidumbre en Cataluña y de la caída del Popular.
  • Por cierto, tenemos presidente (Pedro Guerrero) para rato.

Hemos pasado de 60 entidades a 12 en unos pocos años. Una reducción sin precedentes que aún ahora continúa con cierres de oficinas y ajustes de plantillas. Pero, ¿ha concluido el proceso de fusiones o podemos esperar más movimientos? Para la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa (en la imagen), "la consolidación está terminada", eso sí, "a falta de algunos flecos", ha puntualizado durante la rueda de prensa de presentación de los resultados de 2017. Y, aunque no ha ido más allá, esos flecos se pueden concretar, por ejemplo, en entidades como Unicaja o Liberbank. Hablamos de fusiones en España, porque Dancausa sí cree que hay espacio para operaciones transfronterizas que tanto buscan las autoridades europeas. Pero tranquilos, porque no hay riesgo de oligopolio. "La competencia entre las entidades es enorme", sobre todo debido a la irrupción de las 'fintech'. En cualquier caso, Bankinter no va a participar ni en los flecos internos ni en operaciones en el exterior. Y es que, según Dancausa, una de las fortalezas del banco es, precisamente, su tamaño: suficientemente grande para afrontar todos los retos que vienen, incluida la regulación, suficientemente pequeño para ser ágil y no tener que perder tiempo y recursos a ajustes de la red. "Somos una entidad cohesionada, con una única cultura, una plantilla muy comprometida y un accionista de referencia desde hace más de 50 años", ha señalado. Por cierto, ese accionista de referencia, Jaime Botín, no tiene prevista la sucesión del presidente, Pedro Guerrero, según Dancausa. Guerrero cumple 65 años en 2018 y fue reelegido para el cargo en 2017. Si se cumplen todos los plazos, la próxima reelección será en 2021. Un dato revelador: Bankinter entró en la Sareb por "solidaridad". "No lo hubiéramos hecho nunca si no fuera un acto de solidaridad", ha reconocido. ¿Un impuesto a la banca para financiar las pensiones? La propuesta del PSOE no le gusta. "Es una falacia porque al final lo pagan los ciudadanos", ha respondido. Vamos, que las pensiones no se arreglan así. Para solucionarlo hay que poner en marcha un plan realista y duradero. Cómo no, uno de los asuntos más recurrentes ha sido Cataluña. Dancausa lo ha admitido: el banco se benefició de la incertidumbre durante unas semanas, pero la situación se normalizó en seguida. "Nos hubiera gustado que ese dinero no hubiera venido", ha señalado. Con el Popular, otro tanto, aunque ha reconocido que el Santander fue rápido a la hora de tomar medidas. En cualquier caso, Bankinter nunca fue pro activo en la captación de clientes, ni con Cataluña ni con el Popular. Pablo Ferrer [email protected]