• "Una de las comunidades más ricas no participa en la caja común con el resto y, además, es subvencionada por el resto de los españoles" en un 30%, lo que "es una injusticia", ha lamentado el líder de Cs.
  • "¿Por qué es urgente cerrar la financiación del País Vasco y no la del resto de comunidades?", ha preguntado también Rivera.
  • Montoro ha defendido la fijación de la base de partida del Cupo vasco en 1.300 millones de euros anuales en que los ciudadanos vascos "contribuyen como los demás a financiar los servicios públicos, incluso más, porque tienen impuestos más altos".
  • El PSOE ha votado a favor porque considera que no puede bloquear la financiación de una comunidad, al tiempo que pide a Rajoy que "no se olvide de las otras dieciséis".
  • Sánchez propone "agrandar la tarta a repartir entre las comunidades autónomas", mediante una reforma fiscal, o sea, más impuestos…
El Congreso de los Diputados ha aprobado el nuevo Cupo vasco y la renovación del Concierto económico de Euskadi para los próximos cinco años por el trámite de urgencia, informa RTVE. La ley quinquenal del Cupo Vasco para los años 2017-2021 fija la fórmula de cálculo de lo que Euskadi debe pagar al Estado por las competencias no transferidas a esa comunidad y por servicios comunes. La cifra base del Cupo será de 1.300 millones de euros anuales, superior a la cantidad de cupos anteriores. Pero en cada ejercicio, el Cupo líquido -lo que en realidad acaba pagando el País Vasco- variará según los descuentos que se apliquen por distintos conceptos y que no serán los mismos de un año a otro. Así, la cifra que se pagará este año ronda los 945 millones. En total, 292 diputados lo han apoyado, 36 han votado en contra y dos se han abstenido. Las dos regulaciones han sido respaldadas por Partido Popular, PSOE, Unidos Podemos, PNV, PDeCat, Coalición Canaria, Foro Asturias, Unión del Pueblo Navarro y Bildu. En el lado opuesto, Ciudadanos y Compromís han rechazado ambas normas al considerar que privilegian al País Vasco frente al resto de comunidades autónomas. El Gobierno, representado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha defendido ambas medidas porque son "fruto del diálogo" entre el Estado y las instituciones vascas y "regularizan las relaciones financieras" entre ambas partes y "las nutre de estabilidad y certidumbre" para los próximos años. Además, Montoro ha defendido la fijación de la base de partida del Cupo vasco en 1.300 millones de euros anuales en que los ciudadanos vascos "contribuyen como los demás a financiar los servicios públicos, incluso más, porque tienen impuestos más altos". El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha criticado el sistema de financiación vasco al completo al considerarlo "inconstitucional", porque "la Constitución no permite la discriminación económica de los ciudadanos por los territorios donde viven". "Nosotros queremos defender la solidaridad interterritorial. Queremos una financiación justa para todos los españoles", ha resumido Rivera en su intervención, donde ha reiterado que "el cuponazo es un privilegio que no responde a un cálculo técnico sino a un amaño político". "Una de las comunidades más ricas no participa en la caja común con el resto y, además, es subvencionada por el resto de los españoles" en un 30%, lo que "es una injusticia", ha lamentado el político catalán. También ha rechazado la tramitación parlamentaria por vía urgente de ambas leyes y ha lanzado una cuestión: "¿Por qué es urgente cerrar la financiación del País Vasco y no la del resto de comunidades?". En ese mismo sentido, Rivera ha recordado que el PNV está bloqueando la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado del año que viene y ha insistido en que ese proyecto presupuestario incluye "mejoras para todos los españoles pactadas por Ciudadanos con el Gobierno". "Aprobar esos presupuestos que favorecen a todos, ¿eso no es urgencia?", se ha preguntado. En relación al cupo vasco, Pedro Sánchez ha explicado que el PSOE ha votado este jueves a favor porque considera que no puede bloquear la financiación de una comunidad, al tiempo que pide a Rajoy que "no se olvide de las otras dieciséis". Además, Sánchez ha propuesto hoy "agrandar la tarta a repartir entre las comunidades autónomas", mediante una reforma fiscal que consiga más ingresos para que el nuevo modelo de financiación autonómica garantice la solidaridad entre regiones y su suficiencia financiera. O sea, más impuestos. Un cachondo, este Sánchez. Algunos entienden el cupo vasco con esta imagen. Sin palabras. José Ángel Gutiérrez [email protected]