A la luz de sus resultados de 2019, parece que el duopolio mundial de refrescos hace aguas, pues PepsiCo (que además se dedica también a snacks y cereales) ha ganado un 42% menos y Coca-Cola no ingresa tanto como hace años. En concreto, PepsiCo ha tenido un beneficio neto de 6.740 millones, inferior al de su rival (8.039 millones), al que aún le faltan 8.586 millones para recuperar la facturación que registró en 2012.

En las primeras cifras con el español Ramón Laguarta como presidente de PepsiCo, la multinacional ha visto afectadas sus ganancias por la falta del extraordinario que se anotó en 2018 gracias a la reforma fiscal de Trump (3.105 millones). Además, el beneficio del cuarto trimestre no ha sido de ayuda: 1.627 millones (-74,2%).

En beneficio, Coca-Cola ha ganado a Pepsico en 2019, mientras en ingresos esta última es la vencedora 

El fabricante de marcas como Pepsi, Gatorade, Lays o Quaker ha ganado, eso sí, la partida a Coca-Cola en ingresos -algo lógico, teniendo en cuenta que no sólo se dedica a bebidas, sino también a snacks y cereales-: 61.892 millones (+3,9%) frente a 33.793 millones. Merece destacar que en Norteamérica, PepsiCo ha tenido una cifra de negocio de 20.025 millones (+3,1%) en bebidas, 15.738 millones (+4,5%) en snacks y 2.285 millones en cereales; y en Europa los ingresos totales han subido un 6,9%, hasta 10.808 millones, y en Hispanoamérica, un 3%, hasta 6.979 millones.

Y no hay que olvidar que las dos marcas del duopolio de refrescos a nivel mundial firmaron hace años un pacto de agresión: Coca-Cola no entraría en los aperitivos, negocio de Pepsi. Eso sí, las dos han aumentado su progresismo... y cursilería: para muestra la felicitación navideña que la multinacional de Atlanta lanzó y donde se puede ver el nombre de su rival (fíjense en la primera letra de cada frase). ¡Qué bonito! 

IMG 20191223 150504   copia