Parece que a la industria de refrescos le gustan los directivos españoles… Ramón Laguarta será el nuevo presidente de Pepsico, un nuevo premio a los 22 años que lleva trabajando para la rival de Coca-Cola.

Desde el pasado octubre, Laguarta es el CEO de Pepsico y ahora ha sido elegido por la junta directiva por unanimidad para sustituir a Indra Nooyi, que se retirará el próximo 1 de febrero. A sus 53 años, ha afirmado sentirse “honrado” de asumir “este importante puesto” y espera “poder desarrollar el sólido legado que ella (Nooyi) y nuestros líderes anteriores han creado, y trabajar con nuestro talentoso equipo global para posicionar a PepsiCo para nuestra próxima fase de crecimiento”.

En Coca-Cola también hay relevo en la cúpula: el CEO, James Quincey, será el presidente, sustituyendo a Muhtar Kent

Hasta ahora, todos los máximos ejecutivos del fabricante de refrescos y aperitivos estadounidense han procedido de la propia multinacional. En sus 22 años en Pepsico, a la que llegó desde la española Chupa Chups, Laguarta ha desempeñado distintos cargos: por ejemplo, con anterioridad a su puesto actual (CEO), fue consejero delegado para Europa y el África Subsahariana.

Paralelamente, no hay que olvidar que Sol Daurella preside la ‘megaembotelladora’ europea de Coca-Cola (la mayor de la firma de Atlanta), aunque ha sido mucho más conocida que Laguarta por su maltrato a los empleados españoles: el largo conflicto laboral que empezó en 2014 se cerró recientemente (el pasado noviembre). Claro que en la cúpula mundial de la ‘marca de la felicidad’ también habrá relevo: Muhtar Kent dejará el cargo de presidente en manos de James Quincey, que ocupa el cargo de CEO desde mayo de 2017 y lleva en la multinacional desde 1996. Su gran reto será que los ingresos levanten cabeza, pues han caído 11.100 millones de euros en seis años, algo que no hasta ahora no ha conseguido siendo el CEO.