• En su discurso, afirma que las compañías españolas en el país austral son empresas argentinas.
  • Sobre Telefónica y el reciente apagón que sufrió la compañía: "Espero que el Ministerio también actúe en consecuencia prontamente".
  • A pesar de todo, en la empresa de telecomunicaciones dicen estar tranquilos.
  • Pero el ministro Soria, ha respondido: "Esperamos que esto no sea el principio de una escalada que sólo contribuirá a agravar más esta situación".

Además de anunciar la expropiación del 51% de YPF, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, mandó varios mensajes a las empresas extranjeras que obtienen beneficios en el país pero que, según ella, no invierten en el crecimiento de la nación: "Que se fijen en las rentabilidades de las empresas telefónicas, algunas cuyos accionistas son de origen español, que nos sometieron a un apagón hace poquito, así que espero que el Ministerio también actúe en consecuencia prontamente, o los bancos extranjeros que obtienen ganancias", aseguró.

Sin embargo, y a pesar de estas declaraciones de Fernández de Kirchner, en la multinacional española dirigida por César Alierta (en la imagen), dicen estar tranquilos con su filial en el país austral. Ellos sabrán por qué.

El que no debe estar tan tranquilo es el ministro de Industria, José Manuel Soria, que sí ha respondido a las amenazas del Gobierno argentino: "Hay otras empresas españolas como Telefónica, que tienen intereses e inversiones. Esperamos que este clarísimo gesto de hostilidad del gobierno argentino no sea el principio de una escalada que sólo contribuirá a agravar más esta situación", afirmó.

A este respecto, el presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, ha aclarado, durante la rueda de prensa con motivo de la expropiación de YPF, que "no digo que las empresas españolas vayan a tener problemas, pero sí que hay empresas que están sufriendo, y no sólo españolas. Argentina se ha destacado por incumplimiento de contratos", ha explicado.

Pablo Ferrer

[email protected]