• Las empresas y asociaciones llevan meses exigiendo ayudas al Gobierno.
  • Exigencias que se han convertido en amenazas, sobre todo por parte de Anfac: o subvencionas el sector o echamos más gente a la calle.
  • El ministro siempre había sido contrario a subvencionar la venta de coches.
  • Ahora, sin embargo, afirma que un Plan Renove para 2013 "sería bueno para el sector".
  • Eso sí, admite que no será sencillo aplicarlo por el déficit público y la disminución de los Presupuestos.

Al final parece que el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha cedido al chantaje de los fabricantes y vendedores de automóviles. Porque eso es exactamente lo que han hecho, sobre todo desde la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac): un chantaje puro y duro.

Durante los primeros meses de este año, y ante la bajada de ventas del sector, tanto fabricantes como vendedores pidieron al Ejecutivo que les otorgara ayudas al estilo Plan Renove. Pero el ministro Soria, desde el comienzo de la legislatura se había mostrado firme en su decisión: no habrá ayudas, sobre todo porque no hay dinero. Pero el sector no admitió un no por respuesta, y continuó con sus peticiones, que se convirtieron en exigencias. Pero como Soria no daba su brazo a torcer, el sector –sobre todo Anfac- lanzó la amenaza-chantaje: o nos ayudas o echamos más gente a la calle.

Y el chantaje de la asociación presidida por José Manuel Machado (en la imagen) ha dado resultado: el ministro ha dicho sí. Ahora, en una entrevista en Telemadrid, reconoce que "para 2013 nos gustaría incluir un plan así porque sería bueno para el sector". Claro que, en boca del mismo ministro, hay un problema, que son dos: "El déficit público y que en 2013 disminuyan aún más los Presupuestos".

Pablo Ferrer
[email protected]