• Buenos resultados de la entidad que lidera Dolores Dancausa. La pregunta es qué sucedería si diera el salto hacia una banca universal.
  • Y el problema es que si creciera por absorción, esto es, con rapidez, probablemente no fuera capaz de integrar al absorbido en su 'cultura'.
  • En el entretanto, Bankinter también presenta un resultado positivo en margen de intereses, una mora en los mínimos del sector y una menor dependencia del Banco Central Europeo (BCE).

 

Comenzaba Sabadell, comunicando que el margen de intereses del primer semestre crecía con fuerza. Poco después era María Dolores Dancausa, ceo de Bankinter, quien repetía hazaña en la presentación de los resultados correspondientes al primer semestre del ejercicio 2014. Crece, por fin, el margen de intereses, el negocio típico de la entidad, crece el resultado de explotación, baja la mora, baja la eficiencia y se reduce la dependencia del Banco Central Europeo. Es como si la crisis hubiera pasado.

Bankinter se ha olvidado de originalidades propias de bancos de inversión y ha acentuado su perfil de banca personal (hasta 200.000 euros de patrimonio líquido, más/menos) Como con el instrumento especulativo de las titulizaciones, con el que, 'afortunadamente', se llevaron más de un susto. Ahora se dedica a banca personal y a fondos de inversión y gestión de patrimonios, que es la rúbrica donde más crece. Y es que los mercados empiezan a dar alegrías, lo que no significa que haya mejorado la economía, lo que ha mejorado es la economía financiera. Y encima, Dancausa ha conseguido aumentar la liquidez y depender menos del Banco Central europeo (BCE), al que ahora hasta le roban el disco duro.

Buenos resultados semestrales, por tanto, en una entidad que se ha colocado a la cabeza en rentabilidad y en los primeros puestos en solvencia. La única duda es si podría ampliar su modelo de banca universal y, sobre todo, si el banco propiedad de Jaime Botín (en la imagen) podría absorber a otras entidades e integrarlas en su modelo. Vamos, si Jaime Botín podría crecer rápido a toda velocidad hasta convertirse en un gran banquero, tal y como ha hecho su hermano Emilio en el Santander, aplicando la estrategia Bankinter.

Eulogio López

[email protected]