• La Fiscalía Anticorrupción solicita 14 años de prisión para el presidente de Damm, máximo accionista de la compañía.
  • Le acusa de trece delitos contra la Hacienda Pública y un delito de blanqueo de capitales.
  • Mientras tanto y al margen de las medidas judiciales, los bancos siguen negociando el futuro del grupo.

El futuro del presidente de Damm, accionista de referencia de Pescanova, Demetrio Carceller Arce (en la imagen), está en manos de la Audiencia Nacional desde este jueves, fecha en la que la Fiscalía Anticorrupción presentó un escrito solicitando la apertura de juicio oral contra él, su padre, Demetrio Carceller Coll y otras dos personas: José Luis Serrano Florez y Gabriel Ignacio Petrus Labayen. A los cuatro se les acusa de defraudar, presuntamente, 72 millones de euros a Hacienda, así como de un delito de blanqueo de capitales.

Concretamente, en el escrito que presentó el juez Ruz el pasado 11 de septiembre, se señalaba que Carceller podría haber defraudado un total de 42,34 millones de euros entre los años 2001 y 2009 en concepto de IRPF y 29,69 millones en relación con el impuesto de patrimonio.

Mientras esto ocurre en el entorno de la Audiencia Nacional, los bancos siguen negociando el futuro de la compañía que en ningún caso pasa por una quita del 75% de la deuda de 3.500 millones que tiene el grupo. Luego tendrán que ver qué pasa con Carceller.

Pablo Ferrer

[email protected]