• Anuncia un decremento del PIB más cercano al 0 que al 0,5% del primer trimestre.
  • Tiempos de optimismo, pero "debemos seguir con las reformas pero la financiación asegurada".
  • Y encima, se avanzará en la unión bancaria "sin la cual no habrá unión monetaria".
  • El titular de Economía, 'explica' la actitud alemán ante el nuevo periodo de cumbres.

Al parecer, la salida de la crisis comienza en Santander. Para ser exactos, en el palacio de la Magdalena sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander. Allí ha sido donde, en la mañana del martes, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha seguido la estela abierta por su colega de Gabinete, Cristóbal Montoro, 24 horas antes, y por las palabras del presidente del BBVA, Francisco González.

Total, que Guindos (en la imagen) preludia que el segundo trimestre del actual ejercicio 2013 terminará con un decremento del PIB, más cercano al 0% que al 0,5% del primer trimestre. Esto no supone salir de la recesión pero alegra las canillas.

Eso sí, debemos seguir con las reformas porque el paro sigue donde está: en el desastre.

Y todo ello hay que ponerlo en relación con el proceso europeo. Veamos, tenemos un fin de primavera hermoso: Consejo Europeo, Eurogrupo y Ecofin. Todo ello tras el G-8, que no ha servido de nada pero esa es otra cuestión.

Guindos explica el calendario europeo:

Capitalización directa de los bancos por el MEDE. Cree que será posible el acuerdo, como ya se consiguió el pacto sobre inspección bancaria unificada.

Luego están los otros dos objetivos: organismos únicos de resolución y Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) paneuropeo.

Guindos aclara la postura alemana (el titular de Economía siempre ha sido un gran defensor de los alemanes y, curiosamente, no se fía ni de Francia ni de Italia): no es que los alemanes quieran retrasar la capitalización directa de bancos… quieren que no se llegue a ella mientras no se apruebe el mecanismo único de resolución de conflictos y crisis y el FGD único. En plata: mientras no consigan mandar ellos como lo hacen en el Banco Central Europeo (BCE).

Pero, naturalmente, la eurozona no será eurozona, ni dejará de resultar injusta con países como España, mientras no haya eurobonos: asegura de Guindos que "sin unión bancaria no hay unión monetaria". Es cierto, pero más bien debería decir que sin un Tesoro único no hay ni euro ni eurozona. Y del eurobono todavía ni se habla en Europa. Por ahora, la eurozona siguen siendo 17 países y en todos ellos manda Berlín.

Eulogio López

[email protected]