• En el primer trimestre, Ence entra en pérdidas de 14 millones, mientras Iberpapel recorta el beneficio un 85,6%.
  • Los precios de la electricidad obligan a las papeleras a limitar la producción en las horas de coste más reducido.
  • La nueva fiscalidad y la menor producción reducen el Ebitda de Ence y 69%, y un 56,99% en el Iberpapel.

Mirar los resultados de cualquier empresa dedicada al negocio del papel y la celulosa pasa indefectiblemente por un hecho incuestionable: el duro peaje qua ha pagado este sector por la crisis económica. En España, sin ir más lejos, se han cerrado en los últimos años más de 24 plantas de producción y, según los datos de la patronal Aspapel, nuestro país concentra el 12,7% de los cierres producidos en Europa.

Las dos empresas del sector que han presentado resultados trimestrales hoy martes, Iberpapel y Ence, están unidas por el mismo sino: el recorte del beneficio o peor. Iberpapel ganó 620.000 euros netos, lo que supone un recorte del 85,66%, mientras que Ence perdió 14 millones netos, frente al beneficio de 13 millones de hace un año en ese periodo.

La compañía presidida por Juan Luis Arregui (en la imagen), Ence, según la información remitida a la CNMV, culpa a la reforma eléctrica, hasta el punto de que ha tenido que limitar la producción en las horas de precio más reducido. De la misma queja se hacían eco recientemente las empresas vascas del sector, cuando lanzaron un mensaje de alarma ante la política energética por el impacto negativo anual de 40,6 millones en sus cuentas. En el caso de Ence, este impacto ha sido de 5,1 millones de euros.

En la misma línea, Iberpapel achaca su mal resultado también a la política energética, en su información a la CNMV, además de al mal momento coyuntural del mercado papelero.

Veamos las cuentas con más detalle. El resultado bruto de explotación (Ebitda) de Iberpapel bajó un 56,99% entre enero y marzo, hasta los 3,56 millones de euros, en tanto que su resultado neto de explotación (Ebit) cayó un 84% y se situó en 802.000 euros. La cifra de negocio disminuyó un 11,44%, hasta los 51,58 millones de euros, mientras que el importe total de los ingresos obtenidos en este periodo alcanzó los 52,39 millones de euros, un 12,14% menos que entre enero y marzo de 2013. Paralelamente, las ventas de celulosa se redujeron un 13% por el descenso de la producción y volúmenes vendidos. La caída de los precios de ventas en euros fue de un 8%, además de por la caída en precios (-3%), por la depreciación, en un 4% de dólar.

En el caso de Ence, el resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado se situó en 13,7 millones de euros; es decir, una caída del 69%, por el impacto de los nuevos impuestos en energía y de la propuesta de nueva retribución a las energías renovables y la cogeneración, así como de la menor producción y ventas de celulosa y energía.

Según la compañía, la reforma eléctrica tiene un "severo" impacto en la producción de energía y cita el caso concreto de su fábrica en Huelva, Navia y Pontevedra, que les obligará a una "importante reestructuración".

Miriam Prat

[email protected]