• Una encuesta de Metroscopia para El País refleja que el Partido Popular experimentaría un descenso del 16,5% de los votos y perdería 18 diputados en la comunidad.
  • Ignacio González se defiende y echa la culpa al paro.
  • La ex vicepresidenta madrileña ha dado el golpe en vísperas del 2 de mayor con motivo de sus declaraciones en la COPE y lo publicado en su blog, donde propone bajar impuestos y aplicar recortes en el sector público.

Esperanza Aguirre  (en la imagen) se ha convertido en la protagonista del día de la Comunidad de Madrid. La ha liado bien, como Manuela Malasaña, pero en su caso el adversario no han sido los franceses, sino un gallego, Mariano Rajoy. Le ha dejado sin hierba bajo los pies al pedirle desde su blog -foto de su cabecera en la imagen- que cumpla con su programa electoral: menos impuestos y más recortes en el sector público.

Por si esto fuera poco, a la ex vicepresidenta, premiada por la Comunidad junto al COE e Iker Casillas, una encuesta realizada por el diario El País encargada a Metroscopia la deja en buen lugar.

De convocarse ahora elecciones, el PP experimentaría un descenso del 16% en número de votos y perdería 18 diputados, y con ellos, la mayoría absoluta. La encuesta señala que el Partido Popular contaría con el 35,2% de los votos y 54 escaños. Tampoco le iría bien al PSOE con un descenso en intención de voto del 6,1% y 6 escaños menos. En resumen, sólo le votarían un 20,1% de los madrileños y se tendría que conformar con 6 escaños.

A costa de los dos grandes partidos crecen IU y UPyD. El primero duplica su porcentaje de votos, y sube del 9,6% al 18, 9%. UPy D duplicaría su número de escaños y obtendría 16, sin duplicar el número de votos. Del 6,3% pasaría a obtener un 10,4% de los votos.

Ignacio González, el sucesor de Esperanza Aguirre, ha respondido con rapidez a los resultados de la encuesta. "Mide la situación en un momento determinado que hace que los electores no estén contentos. Lo que dice la encuesta es que el PP sigue siendo el favorito de los madrileños". Y ha añadido que "con una tasa de paro tan alta es evidente que se produzca un rechazo".

Sara Olivo
[email protected]