• Julio Segura se juramenta para seguir hasta octubre y MAFO reta a De Guindos para agotar su mandato (junio).
  • Por su parte, Fernando Restoy intenta ganarse al nuevo Gobierno.
  • Mientras los inspectores del Banco de España presionan al nuevo Gobierno para que retome el proyecto de fusión BdE-CNMV.
  • Y no es mala idea: en el PP hablan de  "tecnificar la inspección", porque está hecha unos zorros: tanto la bancaria como la bursátil.

Los socialistas se han hecho fuertes frente al nuevo Gobierno Rajoy en los dos grandes organismos reguladores: el Banco de España (BdE) y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Y están dispuestos a aprovechar ambos estatutos para plantar cara a la nueva Administración económica del PP y, más en concreto, al nuevo ministro de Economía, Luis de Guindos.

Como ya hemos informado, Fernández Ordóñez, (MAFO) pasó de poner su cargo a disposición del nuevo Gobierno, en el momento más bajo de su prestigio, tras el carísimo rescate de la CAM, a plantar cara al nuevo Gobierno y empeñarse en cumplir su mandato, que finaliza en junio. Además, MAFO pretende insistir en el error y salvar a todos los bancos por la misma vía, aunque en esto -en el aquí no quiebra nadie- coincide con el PP.

Igual de recalcitrante está Julio Segura (en la foto), presidente de la CNMV, cuyo mandato concluye en octubre de 2011. Segura es más socialista que el socialista de carné, MAFO, y no está dispuesto a marcharse antes de tiempo. Además, la CNVM es un invento hecho a medida del PSOE y controlado por el PSOE. Segundo, Fernando Restoy, que comparte con Segura las funciones ejecutivas, no sólo no se irá sino que aspira a entenderse con el Partido Popular.

Quizás por ello, aunque aún es pronto para hablar de decisiones tomadas, en el entorno del ministro de Economía se piensa en resucitar el modelo Pedro Solbes, quien intentó fusionar Banco de España y CNMV o, si se prefiere, dejar las facultades inspectoras de las empresas cotizadas y de la Bolsa de Madrid en manos del Banco de España. Un sólo organismo inspector.

Lo cierto es que hay razones para ello. El prestigio de la CNMV como supervisor siempre ha sido escaso, tanto con el PSOE como con Aznar. En el caso del Banco de España, su prestigio histórico es inmenso pero MAFO lo ha dilapidado con motivo de la reforma bancaria y ha politizado el cuerpo de inspectores hasta extremos desconocidos. De hecho, los inspectores apoyan ahora la fusión entre los dos entes supervisores así como la política de Mariano Rajoy, quien, en su discurso de investidura, habló de "tecnificar" la inspección, eufemismo que quería decir lo siguiente: está hecha unos zorros.

Pero, en el entretanto, los socialistas se han enquistado en BdE y CNMV y están dispuestos a aprovechar el tiempo que les queda. Si es caso, hasta boicotear las iniciativas del nuevo ministro de Economía. Y esto, en puertas del nuevo mapa bancario.

Eulogio López

[email protected]