• De los que más de 350 millones corresponden a La Caixa.
  • Le siguen BBK (105 millones), Unicaja (67 millones), Badajoz (46 millones) y Ceiss (40 millones).
  • Las cajas de ahorro-fundación están destinadas a desaparecer, aunque de una manera más paulatina que la inicialmente prevista.

Según la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), en los ocho primeros meses del año, estas entidades destinaron un total de 869,128 millones de euros a su obra social. La Caixa fue, sin duda, la que más dinero aportó: 350,703 millones de euros.

La segunda entidad del ranking es la BBK, que aportó algo más de 105 millones de euros. Unicaja, Caja de Badajoz y Ceiss cierran los primeros puestos, por encima de los 40 millones de euros.

A pesar de la desaparición de las cajas de ahorros, su obra benéfico social todavía sobrevivirá un poco más. Además, desparecerán las cajas, pero no los cajeros. Es decir, Isidro Fainé, presidente de Caixa, y Mario Fernández, presidente de BBK podrán seguir al frente, tanto de sus cajas matrices como de los bancos desarrollados a partir de ellas, Caixabank y Kutxabank respectivamente.

En cualquier caso, cajas de ahorros como tal, como hemos conocido hasta hace poco, sólo quedan dos: Ontinyent y Pollensa. Y, miren por dónde, siguen siendo viables… y pequeñas.

Pablo Ferrer

[email protected]