• O si la publicidad vuelve a la TV pública, como exige Cospedal y suplica 'Poli' González-Echenique.
  • Primer aviso: la entrevista a Aznar en A-3 TV. Y Susanna Griso implanta en su canal las tesis de La Sexta.
  • Mientras, el secretario de Estado de Comunicación, Víctor Calvo-Sotelo, pide retirarles aún más de nueve canales al duopolio Tele 5 y A-3 TV.
  • Todo ello en el momento en que todas las televisiones privadas, incluidas los grupos de Mediaset y Planeta, han entrado en pérdidas.
  • Eso sí, Vasile traiciona a Silvio Berlusconi con un Gran Debate -uno más- prefabricado.

Es la batalla 'política' más importante de los últimos años. Tele 5 y Antena 3 TV, el duopolio televisivo que controla el 80% de la información generalista y el 90% de la publicidad televisiva en España, han planteado un caro chantaje al Gobierno Rajoy: que se atenga a las consecuencias si se atreve a hacer cualquiera de estas dos cosas: o reducir el número de canales, en seguimiento de una reciente sentencia del Supremo, o devolver a RTVE a la publicidad.

Recodemos: el plan inicial del Gobierno era reducir 9 canales: 3 se le quitarían a Antena 3-La Sexta (tiene ocho), dos a Tele 5-Cuatro (tiene ocho), dos a Vocento-NET TV (tiene cuatro) y dos a El Mundo-Veo TV (tiene cuatro). Y esto en un momento en el que todas las televisiones privadas están en números rojos. Sí, también las que más han ganado durante la última década: Tele 5 y A-3 TV, que copan el 80% de la información televisiva generalista y el 90% de la publicidad en el medio.

La otra razón para declarar la guerra:

La batalla viene de atrás porque a Dolores de Cospedal, la secretaria general del Partido Popular, viene insistiendo en que la política informativa de las dos grandes televisiones no puede ser más antigubernamental. Sí, no sólo Tele 5, también Antena 3, sobre todo La Sexta, ahora absorbida pero igual de montaraz.

Cospedal protesta por esta razón pero también porque en el PP no sólo es ella quien considera inadmisible que la llegada de la TDT, posibilidad tecnológica nacida para multiplicar el pluralismo televisivo haya acabado en el duopolio de José Manuel Lara (en la imagen) y Silvio Berlusconi.

La segunda amenaza del duopolio a Rajoy es el intento de Leopoldo González-Echenique (Poli), presidente de RTVE, al que no le salen las cuentas, y aún le saldrán menos cuando pierda en Europa el litigio por el canon de las telecos, ha solicitado reintroducir la publicidad en la tele pública. Y así, resulta que dos enemigos, como Cospedal y Poli, nombrado éste por la vicepresidenta primera, Soraya Sáenz de Santamaría, coinciden en un punto: que regrese la publicidad a RTVE.

Sí, la batalla entre Rajoy y el duopolio viene de atrás pero hay un antes y un después de la entrevista de Aznar con Gloria Lomana en Antena 3, una entrevista forzada, no por la periodista, sino por José Manuel Lara. Esa ha sido la gota que colmó el vaso y que ha dado alas al secretario de Estado de Comunicación, Víctor Calvo-Sotelo, el partidario de quitar cuantos más canales mejor a las teles y otorgar el espectro a los operadores de telecomunicaciones.

Y ojo, porque el frente del duopolio no es perfecto. Por de pronto, el rey de la telemierda en España, el italiano Paolo Vasile, utilizó el pasado sábado en el Gran Debate, uno de los espacios más teledirigidos de la TV española, para arremeter contra A3 Media. A lo mejor es que quiere pactar él solito con el Ejecutivo.

Y a todo esto, ¿qué dice el Gobierno Pues no dice nada. En declaraciones a Hispanidad, la vicepresidenta primera del Gobierno Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, asegura que la cuestión de los canales "está en estudio". Llamen a un intérprete.

Eulogio López

[email protected]