• Es la España colonizada por el rescate bancario: los hombres de negro convocan en Madrid a los directivos de 14 bancos españoles.
  • A los buenos y a los malos. Reuniones bilaterales durante toda la semana decidirán qué entidades son viables y cuáles deben ser absorbidas.
  • Las instrucciones de Luis de Guindos son muy claras: España no puede permitirse ni más casos Bankia ni más casos CAM.
  • España está cediendo sus industrias para salvar sus bancos... y encima a muy alto precio.

Más de un banquero se quedó sorprendido cuando don Jesús Ortiz -un desconocido para muchos- del Banco de España-FROB les convocaba a reuniones bilaterales -no una, sino varias- en Madrid, para la semana del 15 al 19 de octubre.

Así que la clase bancaria deambula a lo largo de esta larguísima semana por el Caserón de Cibeles, sede del Banco de España, para pasar examen con los hombres de negro del FMI, el BCE y Bruselas.

El FROB, presidido por el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy (en la imagen), actúa como maestro de ceremonias pero no mucho más. El que paga, manda. Mejor, la Troika no paga nada, pero otorga los créditos blandos para la reconversión bancaria, así que corrijo: el que paga, manda.

En suma, 14 grupos bancarios europeos han sido llamados a examen por la Troika bajo la siguiente premisa: el 31 de diciembre el rescate-reconversión del sector debe haber concluido. No el proceso, claro, pero sí el diseño.

La Troika se considera con todo el derecho a decir qué procesos de reconversión son viables y cuáles no, así como las soluciones para entidades no viables y que, naturalmente, pasan por fusiones o absorciones. Y los bancos grandes tendrán que ayudar, quieran o no.

Eso sí, en este punto, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ya ha explicitado que España no puede permitirse el lujo de nuevos casos Bankia o CAM. Es decir, que no puede permitirse más nacionalizaciones ni más compras con muletas.

Por otra parte, la Troika también ultima los detalles del banco malo, que gira sobre el precio de trasferencias de activos.

Y todo ello demuestra que el sector bancario ya está colonizado por la Troika y que el país puede estarlo si se produce el fatalismo del rescate de la deuda soberana.

Colonización cara para el colonizado dado que, como ya hemos informado en Hispanidad, conlleva el oneroso precio de ceder nuestras empresas estratégicas para salvar nuestra banca.

Eulogio López

[email protected]