• Hablamos de unos créditos problemáticos de 70.000 millones de euros.
  • Y esas cantidades financian las 700.000 viviendas sin vender que hay en España.
  • El sector promotor advierte: un sector de 300.000 millones de euros puede verse abocado al concurso de acreedores.
  • Pero Europa sigue diciendo no. Los bancos serían los beneficiarios únicos, no las inmobiliarias.

El ministro Luis de Guindos (en la imagen) hace lo que puede para convencer a la troika del rescate bancario de que permita a las inmobiliarias beneficiarse de la deuda bancaria que tiene asumida con la banca, es decir, de los créditos problemáticos -dudosos, subestándar y fallidos- entren dentro del banco malo.

Hablamos de un total de 70.000 millones de euros, es decir, más de lo que el ministro Guindos considera que tendrá que utilizar la banca nacionalizada.

En definitiva, los inmobiliarios piden que les liberen de la deuda sobre pisos no vendidos, una especie de dación en pago empresarial. De otra forma, consideran que un sector de 300.000 millones de euros terminará en concurso de acreedores.

El gran problema es que la troika se niega. Los únicos beneficiarios deben ser los bancos y el hecho de que existe un traspasado de propiedad no significa nada.

En cualquier caso, Europa sigue diciendo no. Y, sobre todo, la resolución final dependerá del valor que se dé a los activos traspasados.

Eulogio López

[email protected]