• El Gobierno Rajoy sólo ha conseguido repetir la recaudación obtenida un año antes por este concepto.
  • A pesar de ello, Hacienda cumple con el objetivo presupuestario de ingresos para el 2012.
  • Montoro afirma que, por lo que a él le toca, espera cumplir el objetivo de déficit del 6,3%, aunque queda por saber el dato del gasto.
  • El ministro ha hecho hincapié en que necesita las cuentas de las comunidades autónomas.
  • De sus palabras se deduce que no es imposible que suban los impuestos en 2013.
  • El 80% de lo recaudado, asegura, recayó sobre los contribuyentes calificados como rentas altas, un 20% del total.
  • Según el Ministerio, el grupo abarca desde los contriuyentes con 30.000 euros de base imponible hasta los que tienen 600.000 euros.

A pesar de que Montoro (en la imagen, junto al secretario de Estado, Miguel Ferre) presuma de que por quinta ocasión consecutiva en su carrera política ha cerrado los presupuestos de ingresos con éxito, el subidón del IRPF aplicado por el Ejecutivo ha sido un fracaso. En el 2012 se han recaudado, por este concepto, 70.619 millones de euros, tan sólo un 1,2% más que los 69.803 millones de euros captados en el 2011. La destrucción de empleo, motivada entre otros factores por la caída del poder adquisitivo de los españoles que, con la subida del impuesto gastan menos, ha pasado factura.

El total general de lo recaudado desde 2011 (161.760 millones de euros) a 2012 (168.567) en todos los conceptos sube un 4,2%.

Los impuestos especiales (18.209 millones) recaudan un 4,1% menos que en el ejercicio anterior (18.983).

El impuesto sobre el valor añadido (IVA), con 50.464 millones de euros recaudados, supera en un 2,4% lo recaudado en 2011 (49.302 millones).

Sólo el aumento por el impuesto de sociedades ha sido significativo: un 29%, esto es, 70.619 millones de euros recaudados en 2012 frente a los 69.803 del año anterior.

A falta de la consolidación de las cuentas de gastos, Montoro ha dado a entender que por lo que a él le toca, confía en poder cumplir el objetivo de déficit, y ha recalcado que faltan las cuentas de las comunidades autónomas. Lo ha hecho con cierto retintín, sobre todo al hablar de la celeridad con que éstas publicitan sus resultados antes de que los pueda consolidar el Ministerio.

En cualquier caso, se especula con la posibilidad de que la cifra de déficit alcance el 7%. Por ello, Montoro se muestra prudente: "Estamos en la senda", "espero que sea bueno el cierre del año"..., y de ahí no le sacan.

Tanto Montoro como Rato durante el periodo Aznar defendían la tesis de bajar los impuestos para recaudar más. Ahora, el ministro de Hacienda ni afirma ni desmiente que puedan subir los impuestos en 2013. "Es un año en el que se desarrollará la plenitud fiscal (los aumentos decretados en 2012)", "El esfuerzo no va a ser tan intenso…". Traduciendo el idioma montoriano: no se descarta que vayan a subir los impuestos aún más.

Lo que está claro es que el PP está haciendo exactamente lo contrario de lo que defendía. Un dato a destacar: en el IRPF, el 80% del gravamen complementario lo ha asumido el 20% de los contribuyentes con mayores rentas. Y por rentas altas se entienden los contribuyentes que tienen más de 30.000  euros de base imponible, ya sea su declaración conjunta como individual, y el abanico abarca hasta los que llegan a 600.000. Con más de esta cifra sólo hay 7.000 contribuyentes. Dada la terrible situación de este país, cada vez hace falta menos dinero para ser considerado rico y, por lo tanto, susceptible de ser gravado más aún.

Sara Olivo

[email protected]