• La multinacional japonesa ha comenzado a fabricar en Barcelona la e-NV200, primera furgoneta eléctrica de la marca.
  • No piensa en el mercado español, en el que no se venden ni 1.000 vehículos eléctricos al año, sino en las exportaciones.
  • Es la única de las grandes multinacionales asiáticas instalada en España, con las ayudas de la Generalitat.
  • Otra salida para la furgoneta son las flotas concretas. Barcelona será la primera ciudad en introducirla como taxi 100% eléctrico.
  • Los vehículos híbridos tienen más éxito: en España las ventas se han incrementado un 300% en cinco años y todas las marcas los fabrican.

Está claro que Nissan no está pensando en el mercado español, en el que las ventas de este tipo de vehículos son irrisorias. En un año bueno, se pueden llegar a matricular 500 unidades, con los datos de Anfac, que reserva un espacio para ellos en sus informes, aunque sea en un rincón.

El crecimiento suele ser de un inapreciable 1% anual. La realidad del éxito de estos modelos dista mucho, por tanto, de los deseos del ex ministro socialista de Economía Miguel Sebastián (en la imagen), que calculaba un mercado potencial para España de unas 10.000 unidades al año, aunque se despidió del cargo con 400.

Sebastián, como su presidente ZP, confundía los deseos con la realidad y pensaba que sus deseos -es lo más grave- cambiarían la realidad. Y es que el problema de este tipo de vehículos, y en un país como España, no es otro que la ausencia de demanda.

A la falta de demanda se une otro problema: la falta de infraestructura. España carece de una red de electrolineras, lo que plantea un problema importante para recargar las baterías. Sólo algunas ciudades las tienen instaladas en la calle, pero son pocas.

Está claro, por tanto, que la aventura loable de Nissan tiene que ver más con las exportaciones. Además, Nissan tiene un mérito añadido: es la única de las grandes multinacionales asiáticas -ayudada también por copiosas subvenciones de la Generalitat- que se ha instalado en nuestro país. Al contrario, que Toyota, Mitsubishi, KIA, Honda o Mazda, que sólo venden.

Además de las exportaciones, Nissan piensa en flotas concretas, que es otra salida. De hecho, la e-NV200, que ya opera como furgoneta y taxi en distintas ciudades del mundo, funcionará también en Barcelona, que será la primera ciudad en introducirla como taxi 100% eléctrico.

Otra cosa son los vehículos híbridos -que utilizan otras fuentes de energía añadidas como el gas, la electricidad o el combustible-, cuya presencia en España se ha incrementado un 300% en los últimos cinco años. No es para tirar cohetes, pero está claro que tienen más éxito que los eléctricos. En 2007 se vendieron 2.534 vehículos híbridos, hace dos años, 10.011 y en 2013, 10.294, según los datos de Anfac. De ahí que las multinacionales del automóvil instaladas en España hayan apostado también por ellos.

Nissan anunció hace dos años que había adjudicado a Barcelona la producción de su primera furgoneta eléctrica, con una inversión que cifró en 100 millones. La furgoneta eléctrica e-NV200 es el segundo modelo 100% eléctrico de Nissan. En 2012 lanzó el Leaf, modelo del que ya ha vendido 100.000 unidades.

Miriam Prat

[email protected]