El alto coste de la inversión requerida, al menos 150 millones de euros, juega en contra del futuro de la central, que se dirimitá el seis de septiembre

El próximo seis de septiembre Nuclenor, propietaria de la central nuclear de Garoña, participada al 50% por Endesa e Iberdrola, decidirá,   según informa Tendencias, si solicita o no la renovación del permiso que permita renovar la autorización de explotación de la planta hasta el 2019. El nivel de incertidumbre es alto. La decisión que adopten finalmente, amén de otros factores, estará en función de los estudios sobre los niveles de rentabilidad, ya que el Gobierno exige a los responsables de la central una importante inversión para permitir la prórroga. Como ya adelantará Hispanidad las dos centrales eléctricas podrían no ver claro el futuro de la central.

El importe de la inversión requerida por el Ejecutivo sería de  150 millones de euros, y eso sin contar los costes de la instalación de un nuevo circuito de refrigeración, en el caso de que sea necesario cambiarlo. Las reformas y las costosas inversiones deberían llevarse a cabo antes de julio de 2013. Según Tendencias, el sector eléctrico tradicional se sentiría discriminado por el Gobierno en la reforma del sector y podría aprovechar la situación para lanzar un envite al ministro Soria.

Sara Olivo
[email protected]