• Es la respuesta a la exigencia de Margallo de retirar los bloques de hormigón lanzados al mar la semana pasada.
  • Los mismos bloques que Picardo aseguró que no movería hasta que no se congelara el infierno.
  • Mientras tanto, se relajan los controles en la verja.

Está claro, el Gobierno británico no tiene ninguna intención de dialogar sobre el conflicto que ellos mismos han iniciado en torno al Peñón. Este martes, a través de un artículo publicado en el Wall Street Journal, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, había pedido a Reino Unido que mostrara su voluntad de diálogo retirando los bloques de hormigón arrojados al mar la semana pasada.

Sí, los mismos bloques que Picardo (en la imagen) ya anunció que no movería hasta que no se congelara el infierno.

Ahora, el Gobierno de Cameron ha dicho que no, que no tiene intención de dialogar con España acerca de la Roca. Como mucho, ha instado a Rajoy a que hable con Picardo pero sólo de asuntos relacionados con la pesca. "La soberanía está muy clara en nuestras mentes", ha asegurado el portavoz de Cameron este martes. "Debería haber algún tipo de diálogo sobre la pesca, pero este no sería sobre quién es responsable de las aguas, ya que eso está claro", ha señalado. Vamos, que se siguen pitorreando de nosotros.

Y mientras, los controles en la frontera se relajan. No queda otra: hay que cerrar la verja ya. Mañana será tarde.

Pablo Ferrer

[email protected]