• Solomont exigió al Gobierno español que se respetaran los intereses de los financiadores de la más cara de todas las energías: la termosolar.
  • El embajador, que continúa sin hablar español, se comporta como un metropolitano en las colonias.
  • Además, Rajoy suspira por ser recibido en la Casa Blanca por Barack Obama. Y en la conferencia de Seúl, los norteamericanos amenazaron con evitar el encuentro personal entre ambos líderes.
  • Solucionado el enigma imposible: en la reforma energética de José Manuel Soria la principal causa del déficit de tarifa, la energía solar, se queda fuera.
  • De esta forma, el déficit de tarifa se volverá a disparar en 2013.
  • El ministro de Energía, José Manuel Soria, y el secretario de Estado, Fernando Marti, no se entienden.

 

El enigma resuelto. Y no era fácil. Cuando el pasado viernes 30 el ministro de Energía José Manuel Soria, presentaba su reforma energética, un verdadero galimatías, todo el mundo se quedó perplejo: hasta el potito sabe que el culpable del déficit de tarifa son las primas que todos pagamos a las renovables, especialmente a la solar, especialmente a la solar fotovoltaica –hasta ahora- y,  a partir de ahora, especialísimamente a la termosolar. Sin embargo, el Gobierno decidió sangrar al ciudadano, con una subida del 7%, a las empresas, sobre todo a las pymes, con una energía más cara, y a las eléctricas retirándoles remuneración por distribución y almacenamiento. Todos perjudicados menos el culpable, especialmente la Triple A, los mayores productores subvencionados de termosolar: Abengoa, Acciona y ACS.

¿Por qué? Pues porque los proyectos de termosolar están financiados por fondos, principalmente norteamericanos, y éstos han pedido auxilio a la Administración norteamericana en general y al embajador norteamericano, Alan Solomont (en la imagen), en particular. Un tipo impresionante ese diplomático: tan íntimo de Obama que obtuvo el puesto gracias a ser uno de los principales financiadores de la campaña electoral demócrata. No ha tenido tiempo de aprender español pero eso sí, le encanta hacer de lobby económico y presionar a los gobiernos de esa colonia situada al norte de Gibraltar llamada España.

Ya chantajeó a Zapatero obligándole a cesar al entonces ministro de Cultura César Antonio Molina, por no serlo suficientemente duro con la piratería por Internet, que perjudicaba, sobre todo, a firmas norteamericanas. Le sustituyó González-Sinde.

Ahora ha vuelto a presionar y con éxito, al Gobierno español para que los españoles sigan financiando a millonarios, como las familias Abengoa, Entrecanales o March, ademas de a Florentino Pérez. Ya amenazó con que no había reunión personal -es decir, foto- entre Rajoy y Obama en la conferencia de Seúl, y ahora ha amenazado con retrasar sine die el viaje de Rajoy y su cita en la Casa Blanca. Al parecer, tiene éxito.

Un detalle de la reforma: 1.400 millones de déficit va a sacar el Estado a costa de sangrar a los españoles. Ahora bien para 2012 ya tiene comprometidos con los millonarios de la termosolar 2.000 millones de euros... más. Es decir, que la presión colonialista de Solomont provocará, además de una reforma o injusta, una reforma fallida: en 2013 seguiremos con el problema del déficit de tarifa.

Todo por no haber cortado el grifo de la termosolar y haberse enfrentado a los especuladores financieros norteamericanos, los del embajador Solomont. Eso que amenazan con expandir por el mundo que España se parece a Argentina, un país donde no existe la seguridad jurídica.

No es de extrañar que el secretario de Estado de Energía, Fernando Marti, se haya cabreado con el ministro José Manuel Soria, el primer divorcio de la Administración marianista.

Miriam Prat

[email protected]