• Correa encarna una mezcla de marxismo e indigenismo panteísta y, por ambas razones, es poco amigo de la libertad.
  • Sus dos amenazas totalitarias: la ley mordaza contra la prensa y la normativa laicista para descristianizar Ecuador con la imposición de credos indígenas.
  • Correa invocó el espíritu de los Andes en su toma de posesión extraoficial de 2009, para que le ayudaran a gobernar hasta 2013, ante los caciques indios.
  • Mientras, la Asamblea Nacional de Ecuador aprueba por primera vez una licencia de 30 días para que un presidente atienda asuntos de campaña.
Con la salud del presidente-dictador de Venezuela Hugo Chávez en una situación "muy preocupante" -según explicó el presidente de Bolivia, Evo Morales-, otro homólogo de ambos, el ecuatoriano Rafael Correa, se prepara para suceder al primero como líder bolivariano de Hispanoamérica.

Correa es más radical en el fondo que Chávez, aunque más elegante en las formas. El ecuatoriano constituye una mezcla de marxismo e indigenismo panteísta. Y por ambas razones, poco amigo de la libertad. Recordemos que el indigenismo-bolivarianismo-marxismo-panteísmo del que hacen gala estos mandatarios hispanoamericanos al final lo que busca es eliminar cualquier vestigio del legado de España en la región, cuyo principal valor fue el catolicismo, o sea, la fe en Cristo.

Por eso, Correa -y antes Chávez- busca dominar la opinión pública, algo que quiere lograr mediante la amenaza totalitaria de una ley mordaza contra la prensa. Y en el caso de Correa, a ello pretende añadir una normativa laicista para descristianizar Ecuador con la imposición de credos indígenas. Recordemos que Correa invocó el espíritu de los Andes en su toma de posesión extraoficial de 2009, para que le ayudaran a gobernar hasta 2013, ante los caciques indios.

A todo esto, los candidatos a la presidencia de Ecuador comienzan este viernes los 45 días de campaña electoral antes de los comicios, que se celebrarán el próximo 17 de febrero. Junto al de Correa, candidato de la oficialista Alianza País, los nombres de mayor peso para la contienda son los del candidato de la Sociedad Patriótica, el ex presidente Lucio Gutiérrez, del Partido Renovador Institucional Acción Nacional (Prian), el magnate Alvaro Noboa; y del movimiento Creando Oportunidades (Creo), el ex banquero Guillermo Lasso.

La novedad este año es que la Asamblea Nacional de Ecuador ha aprobado una licencia de 30 días solicitada por el presidente, Rafael Correa, para atender asuntos de campaña electoral de cara a las elecciones que se celebrarán el 17 de febrero, según ha informado el diario ecuatoriano 'El Universo'. Rafael Correa será el primer mandatario que se separa de su cargo para participar en una campaña política, lo cual es muy significativo del poder que ejerce en el país.

Pero tal medida ha sido puesta en entredicho por sectores de la oposición. Por ejemplo, por los asambleístas no oficialistas que desconfían de que el jefe de Estado respetará los límites impuestos al dejar su cargo temporalmente y no emplee la logística estatal para sus intereses de reelección. Algo muy típico del 'sucesor de Chávez'.

Andrés Velázquez
[email protected]