La asociación cristiana ha iniciado una campaña de recogida de firmas para que niegue el placet al nuevo embajador americano, James Costos, activista homosexual-Consideran que su presencia en España es una estrategia para promocionar el homosexualismo político.
-Sustituye al controvertido Alan Solomont, que ni siquiera aprendió a hablar castellano.
-Su pareja es el decorador de la Casa Blanca, responsable de la remodelación del despacho oval.
-James Costos es un acérrimo defensor de los animales,  muy preocupado por la defensa de los derechos de los cerdos en la industria cárnica estadounidense.

E Cristians, una asociación que pretende promocionar la presencia cristiana en la vida pública, defender los valores de la vida y la justicia social, ha iniciado una campaña de recogida de firmas para solicitar al Ministerio de Asuntos Exteriores que niegue el placet al prósimo embajador en España, James Costos. Explican en la solicitud de su página web, que, "ha sido nombrado, como recompensa a su activismo político a favor de Obama en el mundo gay de EEUU. Tanto él como su pareja son destacados promotores del homosexualismo político. La presencia en España está dirigida a presionar a favor de esta opción política".

Y así es. El cargo de embajador para Costos es el premio a las ingentes recaudaciones que consiguió para Barack Obama en las últimas elecciones presidenciales, cuya entrada costaba 10.000 euros.  

Costos, actual vicepresidente de la productora HBO, es pareja de Michael Smith, el decorador de la Casa Blanca. Obama debe agradecer a Costos la recaudación de cuantiosos fondos para su campaña, gracias a fiestas como la organizó en su casa en marzo pasazo, un  dúplex en el selecto barrio neoyorquino del Upper East Side donde consiguió 1.124.925 dólares.

La entrada a este acto organizado por el ejecutivo y su novio costaba, como hemos dicho, 10.000 dólares por persona y a la fiesta acudieron personalidades como la presentadora lesbiana Ellen de Generes o la actriz Drew Barrimore.

También celebró una fiesta similar en Los Angeles, un área donde, gracias a la ayuda de hombres como Costos y otros insiders del mundo del cine y la televisión, Obama consiguió 20 millones de euros en ayudas. Según consta en los papeles de la Comisión Federal Electoral, Costos donó de su bolsillo 67.000 dólares para la reelección del presidente norteamericano.  

Costos se licenció en Ciencias Políticas en la Universidad de Massachussets en 1985 y carece de experiencia diplomática. No así en el mundo de los negocios. En marzo de 2006 puso en marcha su propia agencia de marketing y licencias para el espectáculo y ese mismo año fue contratado por la HBO, productora de series como Los Soprano o Juego de Tronos.

El colectivo homosexual ha invertido mucho dinero en Obama y esperaba ver recompesandas sus donaciones con el nombramiento de un ministro homosexual, o una embajada en un país del G-20. Se han tenido que conformar con la embajada de la Calle Serrano de Madrid, lo que no es poco. España no está en el G-20, donde sólo acudimos como miembro invitado, pero el nombramiento de Costos como embajador en un país tan emblemático para la población hispana estadounidense, ha tenido un amplio eco en los medios norteamericanos.

Amén de activista homosexual, Costos es un animalista declarado, miembro de la HSUS, la más importante asociación de protectores de animales del país. Su vocación de defensor de los animales se inició al ver un vídeo en internet sobre el mal trato que recibían los cerdos en la industria cárnica estadounidense.

Dueño de tres perros, ha posado junto a ellos y su pareja en  revistas como ELLE, o Architectural Digest, tanto en su lujoso apartamento de Manhattan como en la mansión que ambos poseen en Los Ángeles.

Mariano Tomás
[email protected]