- Pero habla con gran ambigüedad y no le deja claro a Artur Mas que él no quiere la independencia
- "Al mismo tiempo", defiende, por ejemplo, "la confederación, que significa seguir trabajando juntos"
- O, por ejemplo, "la soberanía fiscal: eso no necesariamente tendría que llevar a la independencia de Cataluña"
- Y, acto seguido, presiona: "Lo mejor que se puede hacer en democracia es escuchar la voluntad de los ciudadanos, en este caso de Cataluña"
- Afirma que "el ejercicio del famoso derecho a la autodeterminación no es equivalente a la independencia"
- Durán ha repetido que "de momento, nadie ha hecho un planteamiento electoral" en el sentido de la separación de España
- "Cuando lo haya, UDC y CDC tendrán que ponerse de acuerdo"
- El portavoz de CIU dice, hipócritamente, que él no fue a la manifestación del 11-S "por razones independentistas" sino "en respuesta al llamamiento de Mas en favor del pacto fiscal"
- Y luego reconoce que "había gente protestando por los recortes, pero la gran mayoría no era por los recortes"
- Cristina Cifuentes: "Había grupos antisistema que llevaban organizando esto muchos meses", afirma la delegada del Gobierno en Madrid
- Javier Valenzuela (tertuliano RNE): lo ocurrido ayer "es el signo de un malestar muy profundo de la gente con la clase política y del deseo mayoritario de una reforma a fondo de nuestro sistema político, institucional y social"
- Manuel Marín (tertuliano RNE): "Hay un cierto hartazgo colectivo de los que están hartos"
- Chelo Aparicio (tertuliana RNE): "Me parece frustrante y una distorsión de lo que significa la protesta democrática"
Hoy ha sido entrevistado en la SER el portavoz de CIU en el Congreso -Durán i Lleida- que va preparando el terreno para que, tras las elecciones del 25 noviembre en Cataluña convocadas por Artur Mas, el Gobierno central se pliegue a lo que la coalición CDC y CVC plantee en su programa electoral. Ha dicho que todavía no está pactado y que tendrán que ponerse de acuerdo, pero Durán ha dado pistas de por dónde podrían ir los tiros: por ejemplo, "la confederación, que significa seguir trabajando juntos". O, por ejemplo, "la soberanía fiscal: eso no necesariamente tendría que llevar a la independencia de Cataluña". Porque "el ejercicio del famoso derecho a la autodeterminación no es equivalente a la independencia". No obstante, a la vez, dice: "Me parece perfectamente democrático que pueda plantearse un referéndum. ¿Que España va a oponerse? Pues no vamos a saltarnos la ley".

Ha asegurado que "no vamos a cometer ningún disparate, tranquilidad desde ese punto de vista". Pero presiona al Gobierno del PP para que acepte, por narices, lo que CIU plantee, porque "lo mejor que se puede hacer en democracia es escuchar la voluntad de los ciudadanos, en este caso de Cataluña". ¿Y escuchar al resto de españoles sobre Cataluña, qué tal, señor Durán?, ¿y decirle a Artur Mas que deje de hablar de independenca, qué tal, señor Durán?

Por cierto, con gran hipocresía Durán ha dicho que él no fue a la manifestación del 11-S para pedir la independencia, cuando él sabe que el lema de esa manifestación sí era la independencia. Lo que pasa es que quedarse en casa hubiera quedado muy mal..., ¿verdat?

Durán i Lleida (CIU) dice que "no vamos a cometer ningún disparate, tranquilidad desde ese punto de vista"

En la SER, el portavoz de CIU en el Congreso, Josep Antoni Durán i Lleida, ha dicho que la convocatoria de elecciones ayer por Artur Mas en Cataluña es "el reconocimiento del fracaso de algunos objetivos, particularmente de uno. Esta legislatura se había planteado por parte de CIU con el objetivo del pacto fiscal. Y fracasa cuando Rajoy cierra la puerta a esa propuesta". "Y a eso hay que añadirle que el 11 de septiembre en la manifestación, una parte importante del pueblo de Cataluña dejó claro que quería un marco político y financiero para Cataluña distinto al que hay".

Durán ha afirmado que la 'excepcionalidad' de la que habla Mas es: "Cuando uno se presenta a unas elecciones con un objetivo y ese objetivo no puede llevarse a cabo, se presenta una excepcionalidad". "¿Por qué sucede eso? En estos momentos en España empieza a haber propuestas federales, de reforma de la Constitución. Hasta ahora nadie se ha movido, todo lo contrario, estamos en una situación de crisis económica". "En mayo de 2010, CIU nos jugamos -a pesar de que no había un trato positivo hacia Cataluña- nuestra posición política ayudando a que España no fuese rescatada. Y eso después eso no se ha correspondido con un trato justo hacia Cataluña".

El de CIU ha puesto como ejemplo: ¿Qué España tiene un déficit público superior al de otros países miembros de la UE?, ¿qué España pide un trato distinto a Europa para que Europa le dé más tiempo para poder liquida ese déficit superior y que se le trate de manera distinta porque este Gobierno dice que se encontró con un déficit superior al previsto? Si eso es así, por qué cuando nosotros pedimos que se nos haga un trato distinto no a Cataluña sino a aquellas CCAA que tienen un déficit superior por la razón que sea", "no se hace desde España lo mismo con Cataluña -y con otras CCAA que lo pidan- lo mismo que desde Europa se hace con España que lo pide".

Preguntado por si en su programa electoral CIU va a llevar un referéndum de independencia, para Durán "son dos cosas distintas". "Un referéndum se puede hacer para conocer cuál es el estado real". "Todo el mundo, en estos momentos, intenta medir la fuerza del independentismo". "Yo no fui a esa manifestación (del 11-s) por razones independentistas. Yo acudí a esa manifestación en respuesta al llamamiento de Mas en favor del pacto fiscal". "Pero es evidente que hay una cota de independentismo cada vez más elevada y lo que no puede hacerse en democracia es medir y opinar acerca de una manifestación, por legítima que sea. En democracia lo que cuentan son las urnas, no las manifestaciones. En ese sentido, me parece perfectamente democrático que pueda plantearse un referéndum. ¿Que España va a oponerse? Pues no vamos a saltarnos la ley". "Ese sería un camino, saltarnos la ley, y otro el que ha dicho el señor Mas, dialogar con el Gobierno español, con las instituciones y buscar una mayoría amplia". "El ejercicio del famoso derecho a la autodeterminación no es equivalente a la independencia". "Yo puedo ejercer el derecho de autodeterminación y apostar por una fórmula que continúe en el contexto de España. Vamos a ver qué es lo que se plantea y qué opina la ciudadanía".

Luego se ha contradicho, al explicar que la gente que fue a la manifestación el 11-s: "Había gente protestando por los recortes, pero la gran mayoría no era por los recortes".

Sobre si él es independentista o no, es decir, si él querría un estado propio para Cataluña, ha dicho: "Nosotros somos un partido que nace en el año 1931 y que tiene en su propuesta inicial -y la mantiene- la confederación, que significa seguir trabajando juntos, el reconocimiento de una soberanía que hoy no hace una Constitución que nosotros hemos votado. Mientras ese sea el planteamiento, no encuentro diferencias sustanciales con lo que ha planteado desde 1931 UDC. Si un día se hace un referéndum para una propuesta secesionista, segregacionista, y no se tiene en cuenta algo fundamental para Cataluña, que para UDC lo importante es la nación y que no se entiende Cataluña sin las personas y no se entiende esa nación sin personas, y se salta uno la cohesión social, entonces habríamos hablado de lenguajes distintos. Hay matices entre unos y otros, claro. Pero yo pretendo decirle que el derecho de autodeterminación no equivale a la independencia y que no hay ningún programa electoral establecido y que cuando lo haya UDC y CDC tendrán que ponerse de acuerdo".

Tras esta alucinante respuesta, la periodista ha insistido en si está cómodo con este debate en CIU, a lo que ha respondido Durán: "Es lo que hay". "Nuestro partido tiene como activo un bagaje ideológico y de planteamiento en los temas nacionales. Y yo personalmente tengo mi propio bagaje personal y hay que poner ambos al servicio de la racionalización y del sentido común en un proceso que va a ser en todos los casos, complejo".

Durán ha repetido que "de momento, nadie ha hecho un planteamiento electoral" en el sentido de la separación de España. "Es evidente que lo que se está planteando es que en la medida en que el estado no da respuesta propia a las necesidades de Cataluña, uno puede tener estructuras de Estado. Por ejemplo: el de la soberanía fiscal. Eso no necesariamente tendría que llevar a la independencia de Cataluña. Estamos ante un proceso completamente nuevo, muy largo, muy complejo, cargado de dificultades, que no puede hacerse sin diálogo". "No vamos a cometer ningún disparate, tranquilidad desde ese punto de vista, pero al mismo tiempo, exigencia de respeto y de que lo mejor que se puede hacer en democracia es escuchar la voluntad de los ciudadanos, en este caso de Cataluña".

El catalanista ha dicho que en se proceso, él procurará "que no se cree frustración. Procuraré que cualquier tipo de proceso no lleve frustración a los catalanes". "Creo que su día ya la generamos con el estatut, Cataluña cometió errores, el PP los cometió gravísimos". "El PP ahora se aferra a la Constitución y ahora mismo se está saltando la Constitución cuando no cumple los acuerdos de la comisión bilateral, por ejemplo, o cuando plantea una ley de educación que pretende que todo lo que haga referencia a valoración de contenidos esté en manos del Estado, se carga constitucionalmente la autonomía en la educación. Por tanto, procuraremos que eso no se así".

Cristina Cifuentes: "Había grupos antisistema"

En RNE, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha explicado que los detenidos, al final, fueron 35: "Están a la espera de prestar declaración (a la policía) y el balance de heridos es de 64 personas, de las que cas la mitad son policías nacionales". Los posibles delitos serán "agresión y resistencia a la autoridad, y el delito que tipifica el código penal, el 494, que es el intentar alterar una sesión de las Cortes". "Porque el objetivo era tomar el Congreso".

Respecto a la actuación de la policía, Cifuentes la ha respaldado plenamente: "Quiero felicitar al cuerpo nacional de policía, creo que demostraron su profesionalidad defendiendo el estado de derecho, porque ayer la policía preservó el Congreso de los Diputados -que es el símbolo de nuestra democracia- y en definitiva lo que estaban haciendo, aparte de defenderse de una agresión, era defender el estado de derecho impidiendo la entrada en el Congreso, en unas circunstancias además muy difíciles, porque ayer la policía recibió un ataque desproporcionado, les tiraron piedras, tornillos botellas, se incautaron escudos protectores, palos, punzones y después se recogieron de la propia plaza de Neptuno más de 265 kilos de piedras". "Ayer algunos iban pertrechados para una verdadera batalla campal".

Cifuentes ha comentado que la manifestación se estaba desarrollando de manera totalmente pacífica hasta que los violentos entraron en acción: "Por supuesto había grupos antisistema, se detectaron personas encapuchadas, que iban preparadas"; "con una organización importante. Había grupos antisistema que llevaban organizando esto muchos meses". "Yo tenía la esperanza de que fuera una manifestación pacífica, pero los violentos, los radicales, consiguieron reventar lo que tenía que haber sido una reivindicación ciudadana absolutamente pacífica".

La delegada del Gobierno en Madrid ha coincidido con Gallardón en que lo de ayer fue "una agresión a la democracia. Además, recogida expresamente en el Código Penal. Es un delito contra las instituciones del Estado, porque nuestro sistema se puede criticar, pero lo que no se puede es de forma violenta tratar de coaccionar a todo el legislativo". "Con este tipo de cosas lo que se consigue es perjudicar España y llevar fuera de nuestras fronteras una imagen que nos perjudica notablemente".

Javier Valenzuela (tertuliano RNE): lo ocurrido ayer "es el signo de un malestar muy profundo de la gente con la clase política y del deseo mayoritario de una reforma a fondo de nuestro sistema político, institucional y social"

En RNE, los tertulianos analizaban que al menos veintiocho personas fueron detenidas y 64 resultaron heridas, una de ellas de gravedad, en los incidentes ocurridos en el centro de Madrid, en torno a la protesta Rodea el Congreso. Para Javier Valenzuela, "lo que vimos ayer y que refleja la prensa internacional es triste, muy inquietante, es muy perturbador y creo que es el signo de un malestar muy profundo de la gente con la clase política, con la partitocracia, con las instituciones democráticas, y del deseo mayoritario de un proceso constituyente, una segunda transición, una reforma a fondo de nuestro sistema político, institucional y social".   

Manuel Marín (tertuliano RNE): "Hay un cierto hartazgo colectivo de los que están hartos"

Manuel Marín, en la misma emisora, destacaba que "hay un cierto hartazgo colectivo de los que están hartos. Creo que había mucha gente menos de la prevista y muy dividida en sus objetivos, creo que los violentos de siempre estuvieron a lo de siempre, a violentar a las fuerzas y cuerpos de seguridad y a las instituciones, y creo que los pacíficos que iban allí están frustrados por verse siempre con el mismo sambenito colgado".

Chelo Aparicio (tertuliana RNE): "Me parece frustrante y una distorsión de lo que significa la protesta democrática"

Chelo Aparicio, también en RNE, señalaba que "se ha dado una cierta distorsión del lenguaje político, que no corresponde a una protesta entendible y comprensible". "Pero creo que cargarnos el sistema con ese gesto de desprecio a la representación de los ciudadanos me parece un retroceso que nos ha costad muchos años en España y me parece frustrante y una distorsión de lo que significa la protesta democrática".  

Joaquín Leguina (tertuliano Onda Cero): "Es el momento de agarrarse a la Constitución, que es el único consenso que vale; de la manifestación de ayer, de gente marginal o de extrema izquierda, subrayaría que iba contra la Constitución"

En Onda Cero, los tertulianos respondían a la pregunta de si España está en decadencia tras los incidentes de ayer a las puertas del Congreso y por la escalada independentista de Artur Mas. Para Joaquín Leguina, "la palabra decadencia tiene unas connotaciones tremendas. Por ejemplo, se habló en el 98 de la decadencia de España: si se mira con objetividad las cifras históricas, a España como conjunto, como sociedad, le vino bastante bien la independencia de Cuba. O sea, que no siempre es lo que parece la independencia. En cualquier caso, creo que no es el momento de hablar de decadencia sino de poner los puntos sobre las íes, agarrarse a la Constitución, que es el único consenso que vale. De la manifestación de ayer, de gente marginal o de extrema izquierda, subrayaría que iba contra la Constitución".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]