En Madrid, el proceso de externalización de la gestión de varios hospitales y centros de salud ha sido dinamitada porque los tribunales la han paralizado cautelarmente pero llevan más de un año sin decidir sobre la cuestión de fondo: sobre la externalización en sí. Pero no se puede gobernar con tanta lentitud.

En Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal (en la imagen), empeñada en reducir el número de funcionarios, tendrá que readmitir, porque así se lo exigen los tribunales, a 500 trabajadores, 400 de ellos interinos, de la Administración de la comunidad autónoma.

Pies miren ustedes, señorías, el programa de Gobierno con el que el PP ganó las elecciones era ese: reducción del número de políticos y del número de funcionarios. Y en Hispanidad hemos aplaudido con las dos manos la iniciativa de la secretaria general del PP. Eso es, justamente, lo que hay que hacer. La reforma política más importante que tiene pendiente España es reducir el poder del Estado, que es tanto como aumentar la libertad de los ciudadanos.

Pero como el discurso de convertir todo en derecho adquirido, incluido el puesto de trabajo, ha sido asumido por jueces y fiscales, resulta que prohíben al Gobierno autónomo ejecutar el principal punto del programa que obtuvo mayoría absoluta entre los ciudadanos.

¿Se puede gobernar con estos jueces metidos a políticos Toda la sentencia se basa en que el Gobierno de Castilla-La Mancha no dio tiempo suficiente a los sindicatos para estudiar la propuesta, lo que vulneraba el derecho a la negociación colectiva. Así que el Gobierno tendrá que readmitirles y pagarles los salarios no percibidos: 14 millones de euros. Y el fallo se produce 17 meses después de los hechos. ¡Genial!

Eulogio López

[email protected]