Mientras, Seúl exhibe su poderío militar y hace gala de su alianza con WashingtonLa cosa está que arde -y nunca mejor dicho- entre las dos Coreas, la del Norte y la del Sur. Como se sabe, en la madrugada del martes 12 de febrero, Corea del Norte llevó a cabo su tercer ensayo atómico (tras los de 2006 y 2009) bajo tierra "de forma exitosa" con "un pequeño aparato nuclear, más ligero y con más fuerza explosiva que los anteriores".

El ensayo fue condenado por la comunidad internacional y por la ONU, porque el régimen totalitario comunista de Kim Jong-un es un auténtico peligro para la paz mundial. Tanto EEUU como Corea del Sur han hecho llamamientos al Consejo de Seguridad de la ONU para que tome cuanto antes nuevas medidas sancionadoras contra el régimen de Kim Jong-un.

Y hete ahí el quid de la cuestión. Porque este viernes, Corea del Norte ha advertido de que un endurecimiento de las sanciones de la ONU al país tras su tercera prueba nuclear equivaldría a una "declaración de guerra" y reiteró la amenaza de responder con ataques a ambos países a través del Rodong Sinmun, periódico del Partido de los Trabajadores norcoreano.

No obstante, estas amenazas son similares a las realizadas -aunque no cumplidas- en otras ocasiones por el régimen norcoreano.

A todo esto, Corea del Sur también ha querido hacer gala de poderío militar -enseñar los dientes- y ha mostrado un vídeo de misiles de crucero que mantiene desplegados en su territorio y que son capaces de alcanzar cualquier objetivo en Corea del Norte, en un momento de plena tensión tras la reciente prueba nuclear de su país vecino.

"Hemos dado a conocer los misiles de crucero para mostrar la disposición de nuestras Fuerzas Armadas y tranquilizar a la gente tras la prueba nuclear de Corea del Norte y su lanzamiento de misiles", indicó hoy durante la presentación de las imágenes a la prensa el general de división del Ejército surcoreano Ryu Young-jeo.

Y, a la vez, las fuerzas aéreas de Corea del Sur y Estados Unidos realizaron un ejercicio conjunto dentro de unas maniobras de cuatro días iniciadas el martes, informó la agencia local Yonhap. Recordemos que Estados Unidos mantiene 28.500 militares en Corea del Sur y se compromete a defender a su aliado asiático ante un eventual ataque de Corea del Norte.

Y para terminar de liarlo, cientos de norcoreanos se han reunido en el centro de la capital del país asiático, Pyongyang, para celebrar el "éxito" de la tercera prueba nuclear del régimen comunista, según ha informado la prensa oficial.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]