• Siete años para competir con Renfe. Luego, apertura total. 
  • ALSA quiere unir el corredor AVE, nuevos surcos -como el de Murcia, incluido-, con su servicio de transporte por carretera.
  • El Gobierno se ha guardado la joya de la Corona, el AVE Madrid-Barcelona (100 millones de euros de beneficio), con un 82% de ocupación. Pero será el siguiente.
  • Referente: que no ocurra como en el Reino Unido, donde la privatización acabó en desastre. Aquí poco a poco.

El viernes 13 de junio comienza la liberalización de Renfe. No privatización, como AENA, sino liberalización. En otras palabras, se deja entrar a un operador privado en el corredor del AVE Madrid-Levante. A saber: Cuenca, Albacete, Castellón, Valencia y Alicante y, en breve, Murcia. La ministra de Fomento Ana Pastor lo dejó claro: "Es el corredor que cuenta con surcos nuevos". Es decir, donde el nuevo operador puede competir con Renfe con más posibilidades de éxito. Hombre, depende del canon que le cobre ADIF, quien, por cierto, a Renfe se lo ha subido casi un 30% durante los últimos años, con lo que los dos hermanos públicos (Renfe y ADIF) se tiran los trastos a la cabeza con mucho entusiasmo.

¿Quién es el principal candidato para ser el primer operador español en transporte ferroviario para viajeros ALSA. Muy presente en el Levante, a ALSA le interesa combinar AVE y autocar para llegar hasta el último pueblo de la zona. En principio es el principal candidato.

¿Qué es lo que está en juego 1,8 millones de viajes al Levante por ferrocarril, de los más de 6 millones anuales en total.

Si lo consigue, tendrá siete años para competir con Renfe. Luego, competencia libre entre quien lo desee. Es decir, paso a paso, porque a lo que se tiene miedo en toda Europa es a repetir el fracaso de Margaret Thatcher con la privatización

Eso sí, la liberación del transporte ferroviario de viajeros tendrá su punto fundamentalmente, no en el corredor de Levante sino en el Madrid-Barcelona, la joya de la Corona.

Eulogio López

[email protected]