Los rectores quieren que el Ministerio, o sea, el conjunto de los españoles, paguen una beca universitaria a partir de una media de calificaciones del 5,5. Aprobado pelao, para entendernos. El ministro Wert (en la imagen) quiere elevar el mínimo para acceder a beca en la enseñanza superior hasta el 6,5%, que tampoco me parece mucho sinceramente: no llega a notable.

Entonces va la coordinadora de los rectores de las universidades españoleas, y dice que, "por responsabilidad social" ellos solicitan que todo aquel que quiera estudiar pueda hacerlo.

Yo también quiero un Ferrari, pero no tengo capacidad para ello. Y también quiero comer jamón ibérico de bellota pero no puedo permitírmelo. La enseñanza universitaria es una enseñanza superior, que en otros países se reserva a los mejores e incluso se les hace pagar por créditos universitarios. Se entiende que quien algo quiere algo le cuesta, pero, al parecer, nuestros rectores consideran que, a quien debe costarle es al conjunto de los españoles.

Uno diría que los rectores españoles lo que quieren es mantener sus puestos de trabajo, para lo que necesitan clientes. En este caso, clientes que pagan con la faltriquera ajena, claro está.

Para mí que el ministro Wert, en este punto, se ha quedado corto. Una cosa es que la enseñanza primaria y secundaria se prepare para todos, independientemente de su capacidad económica, y que se preste atención a los más incapaces hasta que logren acabar la secundaria, y otra bien distinta es que la enseñanza superior, que no es imprescindible para ser feliz sirva por alimentar estudiantes vagos y profesores innecesarios con el dinero de todos.

Eulogio López

[email protected]