El Tribunal Supremo ha eximido al Estado español a los engañados en Forum y Afinsa. 400.000 señores que pierden sus ahorros invertidos.

Es triste lo que voy a decir, pero el Supremo ha sentenciado de forma tan justa como dolorosa. La única forma de acabar con la crisis de especulación financiera, la crisis económica más grave de toda la era moderna, consiste en dejar caer a los bancos y a los países quebrados sin salvamento de ningún tipo. Lo único que tiene que proteger el Estado con dinero público son los ahorros -no las inversiones- privadas. En España, ese ahorro se certifica en los 100.000 euros de los depósitos -no inversiones- bancarios que asegura el Estado en caso de quiebra de la entidad.

Es dolorosa, porque los clientes invirtieron en sellos y perdieron, pero se trata de una inversión. El criterio ético de la economía moderna es muy simple: quien invierte para rentabilizar sus ahorros es porque  una vez cubiertas sus necesidades primarias, aún le sobra dinero, sea mucho o poco. Por tanto, asume un riesgo y debe afrontar sus consecuencias. Insisto: es duro pero justo.

Eso sí, en seguimiento del mismo principio, el Tribunal Supremo incurre en agravio comparativo, porque los gobiernos de Occidente son esclavos hoy de los mercados financieros, entre otras cosas porque se han endeudado de forma irresponsable. Por tanto, no puede ser que el inversor en Forum lo pierda todo mientras los inversores en productos bancarios se beneficien de que los políticos utilicen el dinero de los contribuyentes para no dejar caer a más bancos. Los del Forum no tenían un FROB de salvamento bancario. Pero la solución no consiste en salvar Forum y Afinsa con dinero público sino en no salvar a nadie.

Eulogio López

[email protected]