Desea salir de su situación de absoluta indefensión

 

Aficionado a no salirse de los argumentarios, el disciplinado ministro portavoz repetía varias veces este viernes en rueda de prensa lo que había dicho el jueves: que las informaciones sobre el Caso Campeón aparecen por la campaña electoral.
Sobre el fondo de la cuestión, Blanco intenta posicionarse en su papel de víctima: respeta el trabajo de los jueces y sus tiempos, pero recuerda que las acusaciones son falsas en lo que a él se refieren. Por si acaso, Blanco no pone la mano en el fuego ni por su primo.
Lo más curioso del asunto es que, hasta el momento, el ministro de Fomento había insistido en la idea de que no hay caso ni lo habrá, pero la Justicia sigue adelante y eleva al supremo el expediente. Es decir, sí hay caso. Por eso Pepiño ha tenido que cambiar el mensaje del contestador automático y ahora insiste en que desea que los jueces continúen para poder salir de la situación de absoluta indefensión. Se puede decir de todo, pero el ministro portavoz no se encuentra en situación de indefensión mediática porque la prensa no hace más que preguntarle y él no da explicaciones. Tampoco hay indefensión judicial, ya que su condición de aforado impide que no pueda ser juzgado más que por el Supremo. Pero el que tantas veces ha sido azote de la oposición persiste en transmitir ahora su imagen de cordero conducido al matadero.
Rodrigo Martín