A través de los diversos medios de comunicación impresos, la Fundación Telefónica ha lanzado una campaña de publicidad con los mensajes: "Sumando conciencias por un futuro sin trabajo infantil".  "12 de Junio. Día Internacional contra el Trabajo Infantil". "Para que 215 millones de niños no sigan trabajando". Una acción de solidaridad contra el cruel destino de muchos niños en los países en vía de desarrollo.

La Conferencia de Ámsterdam de 1997 sobre la lucha contra las formas más intolerables del trabajo infantil y la Conferencia Internacional de Oslo sobre el Trabajo Infantil, sellaron la urgente necesidad de una gestión internacional para poner fin al trabajo infantil, al exigir que se amplíe la recopilación de información, estadísticas e investigación empírica que ayudará a la eliminación de la explotación de los niños.

"El tráfico sexual es un destino marcado por la miseria para muchas niñas del Sudeste Asiático". Bajo este lema, Anesvad viene lanzando, periódicamente, una campaña para recuperar a estas chiquillas y formarlas para que accedan a un trabajo digno.

Por otra parte, "la explotación sexual es espontánea porque muchas criaturas hacen cualquier cosa con tal de conseguir dinero. Otras veces hay grupos criminales envueltos, o pueden ser las propias familias las que venden a sus descendientes para sobrevivir. Y también hay casos en los que las mismas niñas se organizan y se prostituyen, creando sus propias redes", explica Sella Mak, coordinador de la organización camboyana "Our Home".

Según las Obras Misionales Pontificias, las cifras de la explotación infantil son espeluznantes: hay 14 millones de huérfanos a causa del sida. De la mitad de los 600 millones de pobres del mundo, 130 millones no acuden a la escuela, 180 millones padecen desnutrición, 250 millones sufren explotación laboral y un millón de menores caen en las redes del comercio sexual.

En Marruecos más de 700.000 chiquillas son explotadas ante la mirada cómplice del Gobierno. Ghizlane es una esclava infantil que se levanta a las seis de la mañana. Tiene que preparar los alimentos para los niños de la casa en la que trajina. Dormita en la cocina, con una "hifa" en el pavimento y una colcha. Sólo podrá tumbarse a las doce de la noche.

Y con todo, se dará por contenta si no abusan de ella sexualmente. Ghizlane acaba de cumplir 7 años. Esa esclavitud de las niñas es la que han denunciado dos organizaciones norteamericanas: Human Rights Watch y Domestic Child, en sendos informes. Para estas criaturas su paga se limita a la vianda y algo para vestir.

Massimo D'Azeglio aseveraba que "el divino candor de la infancia parece un indicio de que el alma humana deja el seno de los ángeles para descender y tomar nuestra forma. El que lo mancha por vez primera, el que lo envilece con el primer engaño, es un gran culpable".

Clemente Ferrer
[email protected]