El volumen de negocio suma ya cinco años consecutivos de caída. FNAC intenta entrar en la gran batalla por la venta de productos culturales en Internet. Ante el avance de compañías como Amazon, Spotify, Netflix o Google, la cadena de distribución francesa, más enfocada hasta ahora en la venta en sus tiendas físicas de libros, discos y películas, ha registrado en los últimos años una caída imparable de sus ingresos, señala El Economista. FNAC España ha reducido su cifra de negocios al nivel más bajo desde 2005, con una facturación en el último ejercicio de 376,5 millones de euros. En teoría, es sólo un 2,8% menos que en 2014, pero el problema es que el volumen de negocio suma ya cinco años consecutivos de caída y que se ha reducido un 18,5% desde el máximo alcanzado en 2007, justo antes de que se iniciara la crisis económica. Facturaba entonces 461 millones de euros y daba síntomas de gran fortaleza, con un beneficio neto de 20,8 millones de euros, más del triple que ahora. Con un resultado después de impuestos en el último año de tan sólo 5,8 millones, la empresa, que prevé recuperar este año la senda del crecimiento, se ha visto obligada a dar así un giro radical a su estrategia. Andrés Velázquez [email protected]