• Bergareche quiere relevar a Luis Enríquez y sustituirlo por Fernández Galiano.
  • El lector de hoy prefiere resultados a historias, lo barato a lo abundante, y siempre breve, en forma de mensaje en 140 caracteres.
  • En cualquier caso, las cifras de Vocento siguen en mínimos y sin perspectivas positivas.
  • El resultado se salva con atípicos.
  • Conclusión: la prensa tradicional está quebrada.
  • Al final, los despidos continuos no sirven para mejorar la calidad del producto.
Si bien desde un ámbito romántico podemos seguir anclados en la idea de que "quince años no es nada", probablemente intentar recordar como éramos hace ese periodo de tiempo nos pueda producir cierta desazón. Más jóvenes, más delgados, más rubios o, incluso alguno, en un auténtico desconcierto sobre la insoportable levedad de su ser, podría afirmar que era más alto y con ojos azules, por mucho que ahora tenga los ojos más zaínos que el sexto de la tarde. No obstante, en el caso de Vocento, que a lo largo del año 2017 celebra el decimoquinto aniversario de la fusión entre el Grupo Correo y Prensa Española, seguramente todo este tipo de afirmaciones sean totalmente ciertas. Quince años en el mundo de la información, de las comunicaciones o de la prensa escrita es un mundo, y los cambios que se han producido tan importantes que dudamos mucho que puedan aguantar otros quince años sin crecer o conseguir tener los ojos azules, porque tal y como están ahora no seducen ni al más miope, porque la imagen que ofrecen ni es la más atractiva ni su fondo lo más agradable. Para empezar, los ingresos publicitarios descienden un 2,2% en un mercado por debajo de las expectativas, que va de más a menos en la actual coyuntura económica, con un menor crecimiento de las marcas on line y clasificados ( 12,4%) frente al mercado ( 14,0%). En este sentido, su volumen de ingresos por publicidad queda reducidos a 162.981.000 de euros, una reducción de 3.664.000 euros en el año. Por su parte, los ingresos por venta de ejemplares se reducen en un -5,8% y, salvando la Comunidad de Madrid, no sabemos si por Cifuentes o por Puigdemont, es el único lugar donde resaltan un incremento de la cuota de difusión ordinaria en 0,8 pp, hasta el 26,5%. En concreto, los ingresos por venta de ejemplares mantienen una tendencia decreciente preocupante, con un volumen total de 182.733 miles de euros y una reducción absoluta de -11.310 miles de euros a lo largo del ejercicio 2016. En alguna medida, la ejecución del plan de eficiencia, con una reducción de los costes de personal en un -4,3% y una mejora del margen de ejemplares (104.000 euros), a pesar de la caída de la difusión y la venta de ejemplares 2016 frente a 2015… conlleva a una mejora del Ebitda comparable en 4,1% hasta los 52.238 miles de euros. El Ebitda de ABC fue de 7.737 miles de euros. Magras cifras que llevan a un beneficio neto negativo de 60.011 miles de euros por el efecto de resultados extraordinarios. Sin ellos, el resultado neto comparable sería positivo, con una pírrica cifra de 3.225 miles de euros. Desde el punto de vista del balance se ha producido una reducción de la deuda financiera neta hasta los 66.412 miles de euros, con un cociente Deuda Financiera Neta/Ebitda comparable de 1,3. Y todo ello, con una generación de caja operativa ordinaria de 21.421 miles de euros al cierre del ejercicio 2016. La venta de la sede de ABC en diciembre por 35 millones de euros y una plusvalía después de impuestos de 16,26 millones mucho tienen que decir en tales cifras. No obstante, una reducción de su patrimonio neto en 63.624 miles de euros, un 20% menos respecto al ejercicio 2015, evidencia la existencia de problemas serios, problemas que no sabemos si, por reivindicar las virtudes del mejor periodismo (eslogan del nuevo proyecto de Vocento) puede llevar al traste a un modelo de negocio inviable. La brutal batalla que debe acometer contra la inmediatez, con los nuevos gustos del consumidor, que prefiere resultados a historias, lo barato a lo abundante, y lo breve en forma de mensaje en 140 caracteres, puede llevar a problemas evidentes. Y en esa batalla está su subsistencia. La suya y la del resto del sector. 20 salidas en ABC y una bajada de sueldos del 10% no es mucho plan para compensar los 78,5 millones de euros que ha perdido el periódico de los Luca de Tena. Con todo, el cambio hacia la digitalización podría abordarse si se tuviera claro el modelo y hubiera armonía en el equipo directivo. No es el caso: Santiago Bergareche, actual presidente, no se entiende con el Ceo, Luis Enríquez. Rodrigo de Silos [email protected]