• "La otitis del Gobierno se ha vuelto crónica ante el sufrimiento del pueblo", dice la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).
  • Y a eso se suma "la escasez, el desabastecimiento, la carestía de la vida y la inseguridad".
  • El presidente de la CEV denuncia que "el Gobierno ha sido quien ha anunciado y aplicado la violencia contra la oposición".
Miles de venezolanos  -entre 450.000 y un millón, según los organizadores, aunque no hay cifras oficiales- participaron ayer jueves en "la toma de Caracas", una manifestación multitudinaria convocada por la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) para exigir la celebración de un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. El 7 de septiembre los opositores ratificarán la petición para la consulta nacional en las oficinas del CNE en todo el país y el 14 de septiembre se realizará una "Jornada Nacional de Movilización" de 12 horas de duración en todas las capitales del Estado, coincidiendo con la Cumbre de los Países No Alineados que se celebrará en Venezuela. Por su parte, el Gobierno convocó otra manifestación en la Plaza Bolívar "en favor de la paz y en defensa de la Revolución Bolivariana", a la que acudieron miles de personas. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció la detención de 92 paramilitares colombianos y de "importantes dirigentes opositores" que pretendían llevar a cabo una "emboscada violenta y fascista". La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), en un comunicado recibido en la Agencia Fides antes de la manifestación, declaró que esta constituye "un ejercicio de un legítimo derecho establecido en la Constitución y el ordenamiento jurídico de Venezuela". "Dichas movilizaciones, concentraciones y actividades de carácter político tienen que ser respetadas y amparadas por los organismos del Estado y, además, desarrollarse en un clima de paz, convivencia social, tolerancia y respeto". Y después de la masiva marcha, el arzobispo de Cumaná y Presidente de la CEV, Mons. Diego Padrón, dijo que el gobierno del país sufre una otitis "crónica" ante el sufrimiento del pueblo y destacó el carácter pacífico y democrático de la "Toma de Caracas", recoge Aciprensa. En declaraciones difundidas por la oficina de prensa de la CEV, Mons. Padrón señaló que "lo que ha hecho el pueblo, tanto la oposición como el oficialismo, es una manifestación libre, democrática, constitucional y pacífica de la conciencia de sus derechos civiles". "Hemos estado orando desde hace mucho tiempo en las diversas parroquias con jornadas de ayuno y oración para que la realización de las concentraciones de este primero de septiembre y el desarrollo de las actividades en pro de la democracia venezolana se realicen en el mayor clima de respeto y tranquilidad", indicó. El Presidente de la CEV denunció que "quien ha anunciado y aplicado la  violencia ha sido el gobierno, con las diversas persecuciones que ha realizado a los diversos dirigentes de la oposición". "La otitis del gobierno se ha vuelto crónica ante el sufrimiento del pueblo, la escasez, el desabastecimiento, la carestía de la vida y la inseguridad", lamentó. Mons. Padrón criticó además que el gobierno impidiera el libre tránsito por el país, en un intento de evitar el éxito de la "Toma de Caracas". "El gobierno ha cometido un error muy grave al oponerse a la voluntad de la mayoría del pueblo. La voz del pueblo es la voz de Dios", dijo el Arzobispo venezolano. José Ángel Gutiérrez [email protected]