• El mercado presiona para que reduzca deuda: desde marzo, la cotización ha perdido un tercio de su valor.
  • Venderá participaciones en bolsa o a inversores financieros.
  • Y todo indica que comenzará con la británica O2.

José María Álvarez-Pallete (en la imagen) tiene un doble reto encima de la mesa: vender activos y, al mismo tiempo, mantener el perímetro de la compañía. El objetivo no es otro que el de reducir deuda, que en septiembre de 2017 era de 57.408 millones de euros. Hablamos de deuda financiera bruta. Y sí, es cierto que en diciembre de 2016 era más elevada (60.361 millones), pero también lo es el hecho de que la reducción está siendo demasiado lenta. Así las cosas, el mercado presiona y la teleco ha perdido un 30% de su valor bursátil desde marzo de 2017. Demasiada pérdida para una cotización ya de por sí muy castigada. Algunos analistas hablan, incluso, de "uno de los títulos más débiles de nuestro mercado". Me dirán que no es la primera vez que la venta de activos salta a la palestra y tienen toda la razón. Ahora bien, sí lo es el hecho de hacerlo pero sin reducir el perímetro de la compañía. Ese es el objetivo de Pallete: vender una participación significativa de las filiales pero sin ceder el control. Hablamos, por ejemplo, de Alemania, Reino Unido, Brasil o Argentina. Y de todas ellas, todo parece indicar que el proceso comenzará con la británica O2. Evidentemente, la multinacional ingresaría más dinero si vendiera el cien por cien de esas filiales, pero eso sería pan para hoy y hambre para mañana. No, Pallete no quiere ingresar más dinero ahora comprometiendo ingresos futuros. Por eso, la clave es mantener el control de esos activos, que siguen siendo estratégicos. El objetivo es ingresar lo máximo posible y las vías para lograrlo son varias. Por ejemplo, sacar la participación correspondiente a bolsa o venderla directamente a inversores financieros. Pablo Ferrer [email protected]