• La portavoz de Podemos, Irene Montero, trae a colación al Rey emérito y las supuestas escuchas que sufrió hace años, como una trama de conspiración.
  • La vice le da un repaso: "Arremeten contra todo lo que no pueden controlar y contra quienes no les dan la razón; critican a la prensa, a la Justicia y a la inteligencia".
  • Le advierte que "las instituciones no funcionan como ustedes creen y, menos, como ustedes quieren" y concluye que ya está bien de soportar sus modos y modales.
Sesión de control al Gobierno hoy miércoles en el Congreso. Y repaso de la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría al partido comunista de ultraizquierda Unidos Podemos. La portavoz de Podemos, Irene Montero, ha traído a colación al Rey emérito y las filtraciones de las supuestas escuchas que sufrió hace años, como una trama de conspiración. La diputada podemita pretendía saber quiénes son los responsables de la filtración de las conversaciones del ex Monarca, "¿quizá el comisario Villarejo, quizá el comisario Eugenio Pino?; ¿Hay más grabaciones?". Y la vicepresidenta, con más dotes parlamentarias, le ha espetado, primero, que el episodio les queda a ambas muy lejos. Moreno se encontraba "en primero de infantil" y la hoy número dos del Ejecutivo, "en primero de carrera". También le ha acusado de "pseudoparlamentarismo", del mismo modo que las citadas escuchas no son más que "pseudoperiodismo". Luego, le ha dicho que "las instituciones no funcionan como ustedes creen y, menos, como ustedes quieren: arremeten contra todo lo que no pueden controlar y contra quienes no les dan la razón; critican a la prensa, a la Justicia y a la inteligencia. Y en esta Cámara tenemos que soportar sus modos y modales cuando no se piensa como ustedes". Y a continuación, le ha recordado a la portavoz de Podemos que "hace sólo diez días, usted misma las tomaba con distancia y ahora quiere poner el foco sobre ellas. No sé qué tiene usted menos, palabra o discurso. No es facultad del Gobierno la especulación". La cara de los podemitas era todo un poema… Y a Pablo Iglesias se le ha podido leer en los labios: "Qué sinvergüenza", en alusión a la vice. Precisamente, los malos modos podemitas a los que aludía ella. Andrés Velázquez [email protected]