• Y en la última recta de la carrera Patxi López apoyará a la presidenta de la Junta.
  • Sánchez sigue en las suyas: antes que morir él, herirá de muerte al PSOE.
  • Y hasta las primarias se mantendrá el 'no' a los presupuestos, el 'no' a Rajoy.
  • El problema de Susana no son los votantes del PSOE, sino los afiliados al PSOE.
  • Y, en el entretanto, Mariano sonríe: habita en el mejor de los mundos posibles.
Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía y precandidata a la Secretaría General del PSOE, anunciará su intención del liderar el partido, ese gesto tan esperado, el 4 de marzo. Así lo ha decidido, siempre aconsejada por su más fiel servidor, el portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, y los presidentes González y Zapatero. No sólo eso, ya está prepactado que Patxi López, en la última recta de la carrera volcará a su gente a favor de Susana Díaz y unirán de hecho ambas candidaturas. Todo contra Pedro Sánchez, que todavía no ha perdido las primarias. Hay que neutralizar a Sánchez, el frentepopulista que quería entregar el poder a Podemos. Y el asunto no es tan sencillo, porque Susana Díaz tiene apoyos entre los votantes del PSOE pero no entre los afiliados del PSOE, mucho más radicales. En el entretanto, hasta el 4 de marzo -y más allá- hay que mantener el no a los presupuestos de Rajoy, porque su militancia no aceptará otra cosa que el no es no. Pero no se apuren. Mariano tranquilo: ahora mismo, con el PSOE dividido, Ciudadanos con techo y Podemos, radicalizado aún más tras el triunfo de Pablito Iglesias, habita el mejor de los mundos posibles. Eulogio López [email protected]