• Lufthansa y Air France dan la voz de alarma contra por "prácticas competitivas desleales" de esas compañías del Golfo.
  • Aprovechan las subvenciones y garantías públicas de sus gobiernos para reducir los márgenes de sus rivales.
  • En EEUU, por el mismo motivo, Delta, United y American Airlines piden a Obama que restringa el acuerdo de cielos abiertos.
  • Calculan que han recibido de Qatar y Emiratos subvenciones por unos 42.000 millones en diez años.

La competencia desleal de compañías del Golfo Pérsico que reciben ayudas públicas de sus gobiernos, como Emirates, Qatar Airways y Etihad Airways, está sacando de quicio a las compañías aéreas europeas y americanas. En los dos casos, la fuente del conflicto es el mismo: se quejan de que esas compañías árabes merman su margen de negocio al crecer con rapidez en las rutas internacionales, gracias a fondos públicos que inyectan en ellas sus Gobiernos, lo que establece un juego de competencia desigual.

En Europa, la voz de alarma más clara la han dado Lufthansa y Air France-KLM, que operan con sus rutas en el Golfo, pero no pueden hacerlo en las mimas condiciones de precio porque les llevaría a recortar más su beneficio o a elevar pérdidas, según los casos. Se lo contábamos el viernes, al comparar los resultados en 2014 de las tres grandes, que muestran el viento que sopla especialmente bien a favor de IAG, el holding que integra a IberiaBritish Airways (BA) y Vueling. Ese viernes Francia y Alemania reclamaron a la Comisión Europea que actúe contra la competencia desleal de las aerolíneas del Golfo, a través de un petición conjunta presentada por los secretarios de Estado de Transportes de los dos países, Alain Vidalies y Alexander Dobrindt. Como señalaron entonces, hay compañías como Emirates, Qatar Airways y Etihad Airways que se benefician de "prácticas competitivas desleales, en particular las subvenciones y garantías públicas importantes de las que se benefician".

En la misma línea, también están irritadas las grandes aerolíneas de EEUU como Delta Air Lines, United y American Airlines. Las tres compañías han llevado la misma queja a la Administración Obama, al que han pedido que revise las cuentas de las tres aerolíneas del Golfo para restringir el acuerdo de cielos abiertos firmados con Qatar y Emiratos Árabes. Según los cálculos de esas compañías, los gobiernos de esos países podrían haber apoyado a sus aerolíneas con unos 42.000 millones en diez años.

Rafael Esparza

[email protected]