• El presidente del gestor aeroportuario subraya que es el regulador (DGAC) quien calcula las tarifas y no Competencia e insiste en congelarlas para el periodo 2017-2021.
  • Brexit. "Hasta que nos llegue el efecto puede pasar muchísimo tiempo". Cree que el flujo de pasajeros de Reino Unido a España lo notará antes que el aeropuerto de Luton.
  • La acción se revaloriza un 85% en, otra muestra de que AENA se malvendió, es decir, "se vendió a la baja", como recuerda un accionista.
  • Se aprueba por primera vez el reparto de un dividendo de 2,71 euros por acción, que supondrá un desembolso de 406,5 millones.
  • Y un 'regalo' desde el Supremo: recupera 446,3 millones tras una sentencia favorable por las expropiaciones de Barajas.
Este martes, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) ha celebrado su segunda Junta de Accionistas, donde su presidente, José Manuel Vargas (en la imagen), ha presumido de la exitosa transformación. A su término, en un breve encuentro con los periodistas, hemos comprobado que Vargas pasa de la CNMC: "su informe es preceptivo y no vinculante", ya que "calcular las tarifas es responsabilidad del regulador -Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC)-. El presidente del gestor aeroportuario ha insistido en congelar las tarifas para el periodo 2017-2021, las cuales ya han sufrido una reducción del 1,9% este año respecto a 2015. Mientras, Competencia proponía un descenso del 2% anual para el citado periodo. La propuesta de AENA está incluida en el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA), que debe ser aprobado por el Consejo de Ministros antes del 30 de septiembre. Vargas espera que así se haga, aunque no se moja respecto a si habrá Gobierno para esa fecha, y recuerda que España es el único país europeo que no puede subir las tarifas aéreas en los próximos diez años, lo que "otorga una importante ventaja de estabilidad a las compañías aéreas". Respecto al Brexit, Vargas está bastante tranquilo. "Hasta que nos llegue el efecto puede pasar muchísimo tiempo", ha afirmado. Es más, cree que el flujo de pasajeros de Reino Unido a España notará antes el impacto que el aeropuerto de Luton, del cual AENA posee el 51%. Se trata del quinto mayor aeropuerto de Reino Unido y el quinto de la red de AENA en pasajeros, su compra no supuso un endeudamiento adicional, pues se financió con desinversiones en otras participaciones internacionales. Además, Vargas ha subrayado que "el Gobierno británico aún no ha dicho cuándo va a invocar el artículo 50", por lo que las cosas van con calma. Desde la salida a bolsa (11 de febrero de 2015), la acción se ha revalorizado un 85%. Esto constituye otra muestra más de que AENA se malvendió, como tantas veces hemos dicho en Hispanidad. O lo que es lo mismo, que "se vendió a la baja", como ha recordado el único accionista que ha intervenido, dueño de 25 acciones y antiguo empleado del aeropuerto de Málaga. La Junta ha aprobado el reparto de un dividendo de 2,71 euros por acción, calculado como 50% del beneficio neto (el cual ascendió a 811 millones de euros en 2015). Supondrá un desembolso de 406,5 millones y se distribuirá en un pago único el próximo 5 de julio. Además, los accionistas tienen razones para estar contentos, ya que alcanza una rentabilidad del 2,5% a precios actuales de la acción, similar a la de los gestores aeroportuarios europeos. De cara al futuro, AENA apuesta por la expansión internacional como objetivo estratégico. Ya cuenta con aeropuertos en México, Colombia, Reino Unido y Jamaica y tiene contratos de asesoramiento en Cuba. Otro de sus objetivos es continuar con el crecimiento de los ingresos no regulados, principalmente los de la actividad comercial. Y por último, cabe señala que este martes, ha recibido un 'regalo' desde el Supremo: ha recuperado 446,3 millones tras una sentencia favorable por las expropiaciones de Barajas. Tiene otro procedimiento en curso por valor de 517,2 millones, en el que también esperan que el TS resuelva a su favor. Cristina Martín [email protected]