• Es la primera vez que el ejército norteamericano ataca desde el el aire al Estado Islámico en Libia, a petición del gobierno de unidad.
  • Desde la caída de Gadafi en 2011, Libia está sumida en el caos y la guerra civil con hasta tres autoridades que se disputan el control del país.
  • Los grupos yihadistas se han aprovechado del vacío de poder, en especial, la rama libia del Estado Islámico.
Estados Unidos ha comenzado a atacar al grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Libia, según fuentes del Departamento de Defensa estadounidense, informan agencias. Los ataques, efectuados a petición del Gobierno del Acuerdo Nacional Libio, uno de los tres que hay en el país, están dirigidos contra el EI en la zona de Sirte. La ciudad, localizada entre Trípoli y Bengasi, se ha convertido en un bastión del EI, según ha señalado el Pentágono, que no ha determinado una fecha para el fin de los bombardeos. Esta es la primera vez que Estados Unidos realiza un ataque aéreo contra objetivos del EI en Libia a petición del gobierno de unidad en apoyo de las fuerzas locales. El Pentágono ha asegurado que los ataques fueron autorizados por el presidente estadounidense, Barack Obama, tras consultar con el secretario de Defensa, Ash Carter, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford. Según ha especificado el portavoz del Pentágono, Peter Cook, las operaciones se repetirán. En noviembre y febrero, fuerzas estadounidenses realizaron sendos bombardeos contra cabecillas del EI el Libia, pero, ha precisado Cook, estas operaciones son diferentes. "No creo conveniente detallar el ritmo de los próximos ataques", ha señalado Cook. "Los objetivos serán aquellos que deban ser atacados con precisión y para minimizar víctimas civiles, en lugares donde el Gobierno provisional libio no pueda golpear", ha explicado Cook, quien ha detallado que en este ataque se destruyó un tanque y vehículos del EI. "Nuestro objetivo es eliminar al EI de su bastión de Sirte en Libia", ha afirmado Cook, y ha apuntado que aún se atrincheran en Sirte centenares de milicianos del EI. "Los ataques contra el EI continuarán en Sirte con el objetivo de permitir al gobierno del Acuerdo Nacional Libio realizar avances decisivos y estratégicos", ha adelantado el Pentágono en un comunicado. El Departamento de Defensa ha considerado que esta operación entra dentro de su estrategia para derrotar al EI con apoyo aéreo de fuerzas locales aliadas, del mismo modo que sucede en Irak y Siria, donde los bombardeos se han prolongado durante casi dos años. Desde la caída del régimen de Muamar al Gadafi en 2011, Libia está sumida en el caos y la guerra civil con hasta tres autoridades que se disputan el control del país: una en Trípoli, que la ONU considera rebelde; otra en Tobruk, que reconocen numerosos países, y una tercera, llamada Gobierno de unidad nacional, que tiene el respaldo de la ONU y la Unión Europea (UE). El caos ha sido aprovechado por los grupos yihadistas, y en especial, la rama libia del Estado Islámico (EI), que en apenas un año ha avanzado desde su bastión en Derna, en el oeste de Libia, hacia las ciudades de Bengasi, la segunda en importancia del país, y Sirte, en la costa. José Ángel Gutiérrez [email protected]