• Tras la liberación de 253 cristianos, "ha crecido la fe en que Dios, también en los momentos más difíciles, sigue obrando milagros y escucha las oraciones de las buenas personas", dice a Ayuda a la Iglesia Necesitada el arzobispo Selwanos Boutros Alnemeh.
  • No obstante, "los cristianos estaban atemorizados por el Daesh y otros yihadistas y lo siguen estando; pero esperamos que este temor termine pronto", afirma.
  • Porque "esperamos que el alto el fuego sea el comienzo del fin de la guerra".
  • Ayuda a la Iglesia Necesitada apoya la labor humanitaria de Mons. Selwanos con los refugiados.
Un representante de la Iglesia sirio-ortodoxa en Siria ha expresado la esperanza de que el actual alto el fuego sea el comienzo del fin de la guerra en Siria. En una conversación mantenida con la Fundación Pontificia Internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada, el Arzobispo Selwanos Boutros Alnemeh de Homs y Hama dijo, en relación con el final provisional de las hostilidades, que entró en vigor el 27 de febrero: «Rogamos al Señor que mantenga su mano sobre toda obra buena. Y el proceso de alto el fuego es una buena obra, sobre todo después de tan largo periodo de guerra. Pedimos al Señor que bendiga este paso, que sea el comienzo del fin de la guerra en nuestra amada Siria». Mons. Selwanos se mostró satisfecho con la reciente liberación de rehenes cristianos que se encontraban en manos de las milicias terroristas del Estado Islámico (EI). El EI liberó el 22 de febrero a los últimos 43 rehenes de un grupo que inicialmente estaba formado por 253 cristianos y que habían sido hechos prisioneros durante el avance yihadista en la región de Khabur, al noreste de Siria. Aproximadamente 3.000 cristianos tuvieron que huir entonces de los yihadistas, abandonando sus pueblos. «No hay duda —dice Mons. Selwanos— que lo que ha sucedido a los rehenes alegra a todos los cristianos. Ha crecido la fe en que Dios, también en los momentos más difíciles, sigue obrando milagros y escucha las oraciones de las buenas personas». El EI sigue teniendo en su poder a más de 170 cristianos de la población siria de Al Qaryatayn, que fue conquistada por las milicias terroristas en agosto de 2015. Los yihadistas destruyeron entonces el monasterio de Mar Elian, de 1.500 años de antigüedad. Según Mons. Selwanos, los cristianos de Siria siguen atemorizados —también después de la liberación de los rehenes de la región de Khabur— por el «Estado Islámico» y otros grupos yihadistas. «Los cristianos estaban atemorizados por el Daesh (denominación árabe del EI) y otros yihadistas y lo siguen estando; pero esperamos que este temor termine pronto; especialmente porque los cristianos aman la paz y la buscan por todos los medios». Ayuda a la Iglesia Necesitada apoya la labor humanitaria de Mons. Selwanos. Desde el estallido de la guerra en Siria, la fundación pontifica ha puesto a disposición de sus socios eclesiales in situ más de 11 millones de euros para ayuda pastoral y humanitaria. En el centro de esta ayuda se encuentra especialmente el apoyo a los numerosos refugiados dentro del país. José Ángel Gutiérrez [email protected]