• Lleva al Congreso el caso que se ha saldado, por vía judicial, con una fianza pactada de 30 millones.
  • C's pide que se reabra la causa por el agujero de 70 millones dejado por Air Europa en las arcas públicas.
  • Fomento subvencionaba los vuelos desde las islas y si el precio del billete se hinchaba, el fraude crecía.
  • El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, tendrá que responder por los pagos irregulares hasta 2014.
El presunto fraude cometido por Globalia en la facturación de billetes de residentes en Canarias y Baleares ha tenido hasta ahora un recorrido judicial, que se ha saldado, de momento, con una fianza al grupo de 30 millones de euros. Pero sin haber cerrado capítulo, se le acerca ya otro frente, de naturaleza política, en el Congreso. La razón es relativamente fácil de entender a jugar por el agujero de 70 millones que dejó en las arcas públicas. El Ministerio de Fomento subvencionaba con una partida esos vuelos, y si el precio se hinchaba, el fraude crecía. Pues bien, ha sido Ciudadanos el que se ha encargado de que el caso no quede en el olvido, con el registro de dos preguntas parlamentarias al Ministerio de Fomento: ¿por qué se permitieron esos pagos a Air Europa-Globalia?, ¿por qué se archiva una causa cuando la propia empresa ha reconocido un fraude tras un acuerdo con la Abogacía del Estado? La fianza fue decidida en octubre por el juez del caso, Eloy Velasco, al tiempo que cerraba la causa penal contra tres directivos de Air Europa, Juan José Hidalgo (en la imagen), presidente Globalia y de la filial, Richard Clark y Ramiro Campos. La razón dada es que no se había podido "individualizar" de quién partía la orden. El caso se remonta a 2007, tras la denuncia presentada en 2007 por la Confederación Española de Agencias de Viaje ante Aviación Civil y cuantificaron el fraude en 100 millones de euros, aunque sólo se han investigado los billetes entre 2010 y 2014 (los años anteriores ya habrían prescrito). Ahora, en arena política, será el nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, quien tendrá que responder a Ciudadanos "por qué se permitieron pagos irregulares, de millones de euros, a Globalia-Air Europa, para cubrir el coste de la subvención", cuando "tenían constancia desde 2007 de una denuncia sobre un posible fraude". No es el único caso, además, que ha salpicado a Globalia, presuntamente sospechoso de beneficiarse en forma de subvenciones y concursos con ofertas más caras y menos competitivas. Por eso motivo, la CNMC sancionó, el mes pasado, con 1,2 millones a Globalia y con 620.000 euros a Barceló en los concursos de los viajes del Imserso. Otros concursos los ha perdido después de que fueran adjudicados por la Mesa de Contratación del Imserso y por la Secretaría de Estado de Interior, como el lote 2 del Imserso, en beneficio de Mundiplan, o el concurso de los Deportados, en beneficio de la UTE formada por Air Nostrum y Barceló. Entre otros contratos polémicos, está también el de 200 millones en tres años para los viajes de los funcionarios del Estado, adjudicado por Hacienda, que levantó las protestas de la Federación de Asociaciones de los Cuerpos Superiores de la Administración Civil del Estado (Fedeca) por el mal servicio de Halcón Viajes, el retraso en la obtención de billetes y de hoteles y la baja calidad de los establecimientos. Andrés Velázquez [email protected]